Anuncios
Anuncios

A México [VIDEO] le bastaron dos partidos para cambiar el punto de vista de muchos aficionados, entre ellos, a mí también. Desde empezar creyendo que este torneo serviría para reafirmar a varios jugadores y consolidarlos para próximas convocatorias, para terminar pensando que se convirtió en una prueba de gran dificultad.

No podría decir algunos nombres y señalarlos como responsables de la catástrofe que se estuvo viviendo ante Jamaica y Curazao, porque aquí la responsabilidad inicia desde Juan Carlos Osorio hasta el último jugador que formó parte de ambos encuentros.

El juego centroamericano como dolor de cabeza

Es posible que para el partido contra los jamaiquinos, se tenga la excusa que se encerraron en su propia cancha, jugaron a mantener el empate y claro que lo lograron.

Anuncios

La Selección Mexicana no pudo contra el cerrojo que pusieron los contrarios y se tuvo que conformar con un punto. El resultado no fue el esperado y el funcionamiento tampoco, sin duda una noche totalmente fuera de lo planeado. Pero eso no sería todo, porque vendría el punto culminante para dar por hecho que la Copa Oro dejó de ser un torneo para confiarse y es más una prueba de fuego para los mexicanos, que se vuelven el rival a vencer.

En el partido contra Curazao, la presión se hizo presente desde el primer minuto del juego, porque donde se esperaba un rival parecido a Jamaica, los dirigidos por Osorio se encontraron con un rival con la suficiente valentía para atacar y volver a Jesús Corona en figura del encuentro. Muchos aficionados no podíamos creer que de los once titulares, serían diez diferentes a los que vimos en el juego anterior, dejando solo a Orbelín Pineda, rompiendo un récord de rotaciones en un torneo oficial.

Anuncios

Nuestra Selección terminó ganando, pero no de la manera que todos hubieran querido. Todos esperaríamos un marcador amplio, con más de tres goles como mínimo, eso pudimos asegurar antes del encuentro, esa fue la expectativa y la realidad fue totalmente otra.

¿Preferimos las formas o los resultados?

Ahora nos tenemos que preguntar por las formas, si son importantes o no, dadas las circunstancias de los últimos encuentros. Escucho por ahí donde dicen que con el equipo que está disputando el torneo, las formas son los que menos importan y por otro lado, estamos los que creemos que se puede ganar y jugar mejor. Existe el potencial, la calidad y los jugadores para lograrlo.

Debemos acostumbrarnos al crecimiento de ciertos rivales y la posible dificultad que seguirá en aumento cuando se les enfrente, pero también merecemos un mejor juego de los nuestros y así poder evitar catástrofes o sorpresas como las que nos terminamos llevando. Si las otras selecciones mejoran, nosotros no debemos estancarnos y menos ir en retroceso.

Anuncios

Un cierre que luce desconcertante

Ciertamente no tengo idea sobre lo que depara a la Selección Mexicana en el partido ante Honduras y menos si se llega a una final, que si fuera así, imaginemos por un momento que sea Estados Unidos. Un equipo que planificó de manera perfecta, llevó jugadores jóvenes para la primera ronda y ahora para la etapa de eliminación, trae jugadores de experiencia para estar listos ante posibles riesgos. El caso de los nuestros es complicado, no hubo una respuesta positiva por Peralta y Damm, quedándose así sin refuerzos el plantel mexicano.

Ante posibles derrumbes de dimensiones grandes, no hay mejor remedio que tener en cuenta la realidad y darnos cuenta que los tiempos de las goleadas a los equipos centroamericanos se acabaron, pero debemos preguntarnos a que se debe, al crecimiento #Futbolístico de los rivales o al estancamiento de nuestros jugadores. #CopaOro #México