El juego de estrellas 2017 marcó una nueva era en cuanto al Clásico de media temporada de las Grandes Ligas. El juego entre la Liga Americana y Nacional no decidiría la localía en la Serie Mundial y sería un juego sólo de exhibición. De cualquier manera los equipos comandados por John Maddon y Brad Mills dieron un partido cerrado que se decidió en la décima entrada con un HR del eventual MVP del juego, Robinson Canó.

Gran duelo en el pitcheo

Contrario a lo que había pasado en la temporada regular y en el mes de junio con la bonanza de cuadrangulares, el partido fue un gran duelo de ambos equipos en el pitcheo. Hasta hace unos años, era tal el dominio de los lanzadores en las campañas, que se pensó en bajar un poco la loma de los lanzamientos.

Anuncios
Anuncios

Un partido donde casi todos vieron acción y que gozó de un gran comando de los catchers como Yadier Molina y Buster Power por la Nacional y Gary Sánchez más Salvador Pérez por la Americana.

La Liga Nacional con más sluggers en la parte tempranera de su lineup con Stanton y Harper además de Blackmon como leadoff siendo un primer bate engañoso aunque así ha jugado con Colorado esta campaña. La Americana con un lineup con chocadores de bola temprano con José Altuve los Astros y el versátil infielder José Ramírez de los Indians. Si bien estaba Judge como tercero, se veía un lineup del novel circuito un poco más balanceado para que, los de la parte media, buscaran aprovechar con hombres en base.

Sale y Scherzer comenzaron con el carrusel de outs y de cacao

El juego comenzó con Sale (AL) y Scherzer (NL) sacando sus respectivas entradas.

Anuncios

El ex Cy Young con los Tigers, y actual del viejo circuito con los Nats, pudo sacar su única entrada de trabajo avante. Mad Max con su recta de fuego cascabelera de 96 millas con vida tardía, pudo ponchar a dos rivales. Chris Sale fue el único de dos pitchers en el juego que duró dos entradas. Sale pudo sacar la primera con una recta alta a Posey para el pragmático elevado tras una leve turbulencia en ese inning.

El relevista de los Phillies, Pat Neshek, relevó en la segunda a Scherzer. Neshek, que tiró por abajo del brazo, vio como le prendieron su slider, pero en batazos que terminaron elevados profundos. En la siguiente entrada, Sale obligó a una rola de doble play al peligroso y eterno Nat, Ryan Zimmerman. Un breaking ball afuera para forzar la doble matanza.

Carlos Martínez de los Cards relevó por dos innings, pero se metió en problemas en la tercera. Al final resolvió con una inteligente recta afuera al tremendo Aaron Judge, para que jalara el batazo para un fácil rola en el infield.

Anuncios

Por la Americana en la tercera, Betances entró descontrolado y dio 2 bases por bola además del hit del SS de los Reds Zack Cozart. Una gran pieza de bateo a una recta baja. Betances salió del hoyo con una recta afuera de 100 millas al peligroso camarero Daniel Murphy de Washington.

Sanó puso arriba a la Americana pero Yadi con HR empató por la Nacional

Alex Wood (de gran campaña con los Dodgers) permitió que Miguel Sanó (MIN) pellizcara una recta afuera la nariz de su madero. El de Curacao y Oriole, Jonathan Schoop que le había pegado doblete a Wood a una recta baja, anotó la primera para la Americana. En la sexta vino el empate de la Nacional con un HR al derecho de Yadier Molina. El gran catcher 8 veces All-Star de St. Louis, pescó una recta outer half del veterano abridor de Minnesota, Erwin Santana.

De allí los relevos del mexicano de los Blue Jays Roberto Osuna (que forzó una rola de doble play) y el nasty changeup de Devenski hicieron la tarea por la Americana. En la parte final del juego, Kenley Jansen (LAD) y Craig Kimbrel (BOS) batallaron en sus relevos. Ambos con hombres en posición de anotar pudieron recetar chocolate con rectas de fuego.

Robinson Canó, de los Mariners, se fue de 2-1 con el HR en la décima que dio la ventaja definitiva a la Americana. Una curva colgada outer half del cerrador de los Cubs Wade Davis. El ex de los Yankees fue el MVP del juego. Un gran juego de All-Star Game que para nada fue una exhibición. Al final, un batazo de cuatro esquinas definió un juego tan bueno que mereció ese gran final. #Robinson Canó #MLB All-Star Game 2017 #Marlins Park