Gran sorpresa se dio en el mundo del boxeo este sábado para México, cuando Manny Pacquiao perdió el cinturón peso Welter de la organización Mundial de #Box (OMB), frente al australiano Jeff Horn que se coronó, dando una pelea por demás cuestionada.

Con una dudosa decisión unánime y bajo el puntaje de 114-113; 118-109 y118-109, el así nombrado “Pacman” tuvo que ceder el cinturón y el título de monarca, sin embargo, durante el transcurso de los 12 rounds en los que estaba pactado el pleito, la pelea se vio ensuciada por las distintas artimañas a las que el australiano recurría para detener los embates del filipino.

Muchas faltas no marcadas ensuciaron la pelea

La batalla para ambos pugilistas fue sangrienta, pero esto se debe al cabezazo que Horn le propinó a Manny, generándole una profunda cortada en la sien del Pacman, por otro lado, el ojo derecho del australiano desde el quinto asalto no dejó de sangrar a partir de una certera contra conectada por el excampeón filipino.

Anuncios
Anuncios

Si bien en los primeros dos asaltos, los embates de Jeff eran más intempestivos y sin mucha técnica, pero con golpes que impactaban el rostro de Pacquiao, la batalla se vio más a favor del filipino quien, desde el tercer round tomó cierto control de la pelea.

Fue, como se dijo, en el quinto asalto cuando la sangre empezó a brotar y cuando las artimañas de Horn se visibilizaron de manera más clara, golpes de conejo y cabezazos eran las faltas cometidas por el retador, que nunca fueron marcadas por el referee, quien en reiteradas ocasiones detuvo la pelea bajo argumentos no sólidos para tal acción, sin embargo, con uno que otro destello boxístico Jeff H., logró hacerse con el sexto round.

Una decisión que deja muchas dudas

Para el octavo asalto, que fue detenido en un par de ocasiones, ya era notorio el cansancio de ambos deportistas, lo cual provocó una caída del retador que el referee marcó como resbalón.

Anuncios

Para este momento el boxeador y también senador filipino ya dominaba a plenitud la contienda.

En los últimos rounds, al antiguo campeón de la OMB se le acabaron las energías, producto desde luego del sangrado y también, cabe mencionarlo, por los 38 años que ostenta Manny, considerado uno de los deportistas más conocidos en el mundo. Para el décimo asalto el senador dejó de encajar las combinaciones, que causaron mucho daño en el cuerpo del retador, quien intentó sobreponerse a los golpes recibidos.

La batalla concluyó, y para ese momento parecía que Manny Pacquiao había logrado retener su título, pero los jueces decidieron que el ganador era Jeff Horn. #Deportes #MannyPacquiao