Siempre se vuelve al primer amor, el retorno del hijo pródigo, el volver a sus comienzos, varias formas para describir la sensación vivida el sábado 1 de julio en la localidad de Laguna Larga, a tan solo 50 kilómetros de la ciudad de Córdoba en Argentina que se vio desbordada por la llegada de Paulo Dybala, la "joya" de Juventus para reencontrarse con los afectos y el cariño de su gente. El club Sportivo de Laguna Larga se vistió de gala para recibir al ídolo en un partido benéfico para recaudar fondos para el club y para una fundación de personas con capacidades especiales.

Más de 5.000 personas acudieron al evento que contó con personalidades del fútbol y del espectáculo amigos de Dybala con quienes se compartió un momento más que agradable con la humildad de un grande que no se olvida de su gente, de su pueblo y el club de fútbol que lo vio nacer.

Anuncios
Anuncios

El cotejo contó con el arbitraje de Héctor Baldassi quien representó a la Argentina como arbitro FIFA en copas mundiales.

La genialidad no estuvo ausente y el anfitrión, clavó un soberbio golazo de tiro libre con todo el arco tapado por jugadores, así de simple, así de grande, con la genialidad y la humildad que caracteriza a los grandes, Dybala tuvo su momento de gloria junto a los seres que más quiere.

#Juventus