Hace tiempo leí que la realidad es el golpe que te desencanta y para la afición mexicana no fue la excepción. Cuando Chile había conseguido su pase a la final de la Copa Confederaciones ante los portugueses, nosotros ya estábamos pensando que sería un marco perfecto para enfrentarlos y todavía no enfrentábamos a los alemanes.

Llegó el día del partido y nos bastaron ocho minutos para detenernos un poco en nuestras ideas y empezar a abrir los ojos de manera clara. Para cuando el partido acabó, las ilusiones ya habían desaparecido por completo, nos quedaba claro que no había Alemania B, C o D y sólo quedaba, en mi opinión, volver a la realidad.

Anuncios
Anuncios

Siempre habrá opiniones divididas, pero dudo mucho que haya una sola persona que no se diera cuenta de varios errores en el campo, que a mi me gusta llamar falta de actitud y no de todos, que quede claro. Si no había abierto los ojos respecto a varios jugadores y al entrenador, me bastó ese partido para hacerlo.

Llegó el partido contra Portugal por el tercer lugar y como había escuchado en algunos programas de análisis deportivos, parecía que el técnico colombiano terminó por ceder ante la presión que se hizo de parte de muchos medios y los aficionados por ver en el campo a otros jugadores, como el caso de Carlos Vela, que nadie entendió (aunque hubo explicaciones de Osorio) por qué no jugó contra Alemania en semifinales.

Ese domingo, como muchos mexicanos, me levanté con la esperanza de ver a la selección llevarse el tercer lugar.

Anuncios

Yo tenía claro que estamos por debajo de los dos equipos que llegaron a la final, pero a los lusitanos se les podía ganar por lo mostrado en el partido que se jugó contra ellos en la fase de grupos y en ningún momento le podría menospreciar el triunfo como muchos que “sin Cristiano Ronaldo, no cuenta”, Portugal no sólo es Cristiano, quedó demostrado este fin de semana.

Durante los noventa minutos reglamentarios, México no mostró nada para hacerse con el triunfo, ganando con un autogol y una vez más, vimos como Guillermo Ochoa se hacía figura, una vez más, deteniendo un penal y atajando jugada tras jugada. No hay duda que se convirtió en el jugador más importante para el equipo.

En el tiempo extra, Portugal recuperó energía y con el gol de último momento por parte de Pepe en el tiempo regular con una terrible marca de Miguel Layún, el ánimo aumentó para poder darle la vuelta.

Después de la pequeña aventura en Rusia, hay que tener claro que Juan Carlos Osorio se va a quedar hasta el Mundial, nos guste o no.

Anuncios

La única razón que lo puede quitar del puesto es la forma en que pierde la cabeza en los partidos, como ocurrió con Nueva Zelanda y Portugal. Estoy de acuerdo que se pueden calentar los ánimos en los partidos, pero hay que ser más inteligentes y mantener la cabeza fría.

Ahora bien, teniendo claro que se va a quedar, se necesitan dos cuestiones, empezando por cambiar su forma de trabajar. En mi opinión y creo la de muchos, se deben acabar las rotaciones de inmediato. Hace poco mencionaba que debemos dejarlo trabajar, pero su trabajo requiere cambios. Si los hace y resultan, seguiremos dándole el beneficio de la duda.

Segundo, es momento de cambiar a varios jugadores. Aquellos que han dejado de rendir como antes, que se ve su trabajo en el campo en apenas chispazos y no terminan por dar su más alto rendimiento.

Llegó la Copa Oro en un buen momento para aquellos que fueron convocados, mostrarse ante el técnico colombiano y sean tomados en cuenta para la próxima justa mundialista. Hay varios que pueden competir internamente por un puesto, como ejemplo Rodolfo Pizarro, Erick Gutiérrez y Orbelín Pineda. Tres jugadores con una calidad excelsa que debemos ver en Rusia 2018.

Puedo decir que esta Copa Confederaciones sirvió de mucho. Para ver donde está nuestro nivel, hasta que punto podemos competir y contra quien. Conocer los errores y que si no es el técnico, hay jugadores que se deben empezar a salir de las convocatorias, para dar paso a las nuevas generaciones. No hay duda que vendrá el momento de México, como pasó con la generación en los Juegos Olímpicos y las dos campeonas del mundo en categoría sub-17, pero el momento de la Selección mayor, tendrá que esperar. #Deportes #CopaConfederaciones #Futbol