Anuncios
Anuncios

Y es que parecía increíble en un principio, pero sí, un Técnico argentino que, además, no tenía grandes referencias para ser Técnico del equipo más popular del país se ha ganado a la afición de las Chivas y de por medio, también al público mexicano en general. Su enorme actuación con unas Chivas al borde del descenso ha puesto a Matías en la mira de todo el país.

Hay varias cosas que han hecho esto posible para el Técnico argentino, por un lado, están estos discursos sumamente nacionalistas que publican en cada partido del Guadalajara, por otro está este estilo de entrega y sacrificio que lo ha colocado como el campeón del fútbol mexicano.

Pero, desafortunadamente, para el actual Técnico de la selección mexicana, Juan Carlos Osorio, le tocó jugar su partido contra Curazao unos minutos antes de la final del campeón de campeones entre Chivas y Tigres, en la que se pudieron apreciar 2 cuestiones que acercan mucho más al “pelado” a la dirigencia nacional.

Anuncios

Por un lado, y a pesar de tener una evidente base del rebaño, la selección mexicana juega con poca calidad e idea de juego, cada vez se le complican más los partidos contra rivales de poco nivel y cuando se enfrenta a potencias pierde de manera muy clara, al grado de ser humillado brutalmente.

El duelo de ayer contra Curazao dejó claro que no hay una mejoría en la selección y que el técnico nacional no ha aprendido de sus errores, puesto que tras perder 7-0 en Copa América y 4-1 en Confederaciones con su sistema de rotaciones tan extremista, para esta Copa Oro el sistema se ha llevado a otro nivel de necedad.

Para el segundo partido sólo mandó 4 cambios, pero para el tercero mandó 10 cambios en la alineación, siendo Orbelin Pineda el único en repetir. Por lo mismo a nadie sorprendió que Curazao le diera tanta pelea a México y es que, sin importar por dónde lo hayas visto o escuchado, el comentario en general era que Curazao merecía por lo menos empatar el juego.

Anuncios

Este juego acabó con un engañoso 2-0 a favor de México, quien sacó una buena renta a un mediocre juego, y por su parte se venía el juego de las Chivas, quienes nuevamente se enfrentaban con el poderoso Tigres de la UANL, con ligeras diferencias en el plantel de ambos equipos. Tigres no tendría a su generador de fútbol, Guido Pizarro, quien emigró al Sevilla de España, mientras que Chivas llegaba con 10 bajas para este partido, a las que se agregaron 2 más, a tan sólo 10 minutos de juego.

El partido empezaba con un morbo especial debido a que, en la gala del Balón de Oro, cuando Matías recibió el galardón a mejor entrenador mucha gente empezó a gritar “selección” e incluso, le preguntaron si no le gustaría tener un tatuaje con el nombre de México y un trofeo que dijera Rusia 2018 o Qatar 2022, a lo que nuevamente el Técnico del rebaño mostró su grandeza pidiendo respeto para el actual Técnico de la selección.

Y así iniciaba el partido de Campeón de Campeones en el que, a pesar de perder, Chivas demostró un enorme amor propio y actitud al competir de manera furtiva a unos Tigres mucho más poderosos, y por increíble que suene, la afición tapatía salió mucho más satisfecha de la actuación de su equipo que los que vieron el juego de la selección, que una vez más, dejo más dudas que satisfacciones en los aficionados al tri.

Aquí les dejo el discurso de #Almeyda, tras ser nombrado técnico del año.

Anuncios

#MiSelección #FueraOsorio