El Real Madrid dio [VIDEO] otro golpe en la mesa, aunque sea temprano en la temporada. La gente en el Camp Nou vivió los remanentes de lo que ha sido ya una era blanca dorada en la que muchas decían era la de los culés en este siglo. No sólo hay divorcio entre la directiva y jugadores del Barça, pero también las mismas carencias del año pasado. El Madrid con su pegada letal y a la contra, exhibió a un Barça con posesión, pero medroso y con un desastre en defensa.

El Madrid vive la otra cara de la moneda. Un equipo sólido con recambio y una plantilla tan rica, que se da el lujo de dejar a Marco Asensio o Lucas Vázquez en la banca.

Anuncios
Anuncios

El equipo enfundado el día de hoy en un hermoso verde turquesa dio una lección más de táctica, futbol pragmático y contundencia. Una pegada de bicampeón de Europa a la que nadie le ha encontrado respuesta en media década.

El Madrid con el 3-1 tiene más de media SuperCopa en la vitrina

Zidane arrancó con un 4-2-1-2. Un Isco cargado a la izquierda, a pesar de estar adelante de Kovacic y Kroos. Casemiro ante la falta de Modric, quedó como otro pivote en el esquema de Zizou, sólo que detrás del croata ex Inter y el alemán ex Bayern. Arriba Bale y Benzema. El equipo de Valverde con un 4-3-3 con Vidal y Alba como laterales. Arriba Messi y Suárez y Delofeu que regresaba a casa. El canterano lo hizo tan bien en el Milán y más en el Everton, que se ganó su boleto de vuelta a la Ciudad Condal.

El primer tiempo fue trabado pero con el Madrid recuperando mucho cuero en la salida del Barcelona.

Anuncios

Aleix Vidal fue de los que más se equivocó. La más clara del primer tiempo fue de Isco que por la banda le hizo una faena entrando al área chica a Vidal. De allí, el malagueño mandó un centro que Bale remató de primera. Ter-Stegen sacó muy bien con las manos un tiro que iba a él.

Zidane ha demostrado ser un gran DT con simplicidad pero eficiencia al 100 en muchas de sus ideas. Kovacic tuvo marca personal sobre Messi. El argentino recibió muchas veces, pero en muchas ocasiones se quedaba muy sólo tras quitarse el lastre de Mateo.

El segundo tiempo, empezó con el Madrid otra vez siendo mejor de manera vertical con pocos toques. Pero todo el futbol se originaba desde la media con Isco y Kroos siendo el eficiente pasador de siempre. Marcelo entró por la banda del Barça, donde sufrió mucho Vidal. Marcelo centró y Piqué metió el gol en propia puerta. Un gol más que dulce para los merengues y su afición ante el hablador defensa culé.

Cristiano le muestra la dura cara del karma al Camp Nou y al barcelonismo

El Barcelona fue mas incisivo y gozó de la ayuda arbitral de un fatal De Burgos Bengoetxea, que marcó un penal inexistente contra el Madrid.

Anuncios

Suárez se tiró un clavado, donde hasta Navas se detiene para ni siquiera tocarlo. Messi de penal revivió al Camp Nou. Pero enseguida vendría un palo más que duro. Antes de eso vino una gran jugada de contra donde Benzema se metió por la banda y centró hacia atrás para que llegara el tanque Carvajal. El lateral remató, pero la defensa salvó con la barrida de Alba en la línea.

En una contra vino Ronaldo con un desborde que dejó atrás a un lento Piqué. CR7 metió un gol tremebundo colocando el balón en la escuadra. Al ángulo lejano y con el empeine. Kroos e Isco manejaron el partido a placer a la contra antes y después de es gol del mejor jugador del mundo y actual Balón de Oro. En el gol Cristiano de pecho asiste a Isco que en la media cancha lanzó a Ronaldo.

En otra contra, Cristiano encaró en el área pero Umtiti lo tiró en un claro penal. De alguna manera, el arbitro creyó que era simulación y lo expulsó con la segunda tarjeta amarilla (la primera por quitarse la playera y mostrándola al Camp Nou como Messi hace unos meses en el Bernabéu). El Madrid podrá apelar la segunda amarilla, así como el leve toque de Cristiano al árbitro.

El Barça contra 10 no pudo aún con posesión. Una defensa de agua y un medio campo grumoso con un Iniesta que ya no aguanta 90 minutos. Asensio, otro jugador que el Barça desdeñó, marcó el 3-1 en un golazo pegado al otro ángulo del que marcó Cristiano. Otra vez desbordando a un lento Piqué. Un baño al barcelonismo con un 3-1 en contra en la ida. Y eso que muchos creían en ese lejano 2013 que esta seguía siendo la era blaugrana. El Madrid de Zidane es inmortal o eso parece. #cristiano ronaldo #SuperCopa España #Real Madrid