Anuncios
Anuncios

En diciembre de 2016 cuando se anunció la creación de una Liga Femenil en México el principal augurio iba en torno al fracaso que sería y el nulo apoyo de los aficionados a un proyecto ambicioso.

En un país como México, donde durante años el machismo condenó y saboteó cada intento para empoderar a las mujeres en cualquier nivel, el resultado ha sido más que grato: ha sido refrescante.

La batalla que han dado los medios de comunicación (algunos, que no todos) para promocionar y dar cabida en los espacios noticiosos a este nuevo fenómeno ha alcanzado hasta los más reacios espectadores que habían visto a la distancia el fútbol femenil, siendo ellos, los aficionados, el factor del éxito.

Anuncios

Si bien es cierto que el único acercamiento que se tenía era con los procesos de selecciones nacionales, el resultado de acercar un producto innovador y profesional a la gente ávida de #Futbol ha conllevado a dejar muy mal parado a equipos masculinos de la división mayor del balompié nacional.

Equipos como Puebla, Pumas, Toluca, Necaxa y Veracruz de la Liga Bancomer MX han tenido entradas raquíticas con promedios de entre 5 mil y 15 mil aficionados por juego. Haciendo una sumatoria de las asistencias a las últimas dos jornadas de dichos equipos como locales (J6, J7) se contabilizan 58,581 aficionados entre 5 equipos. Mientras que durante las mismas jornadas de la Liga Femenil (dos con la suma total de los 16 juegos) ¡la asistencia final fue de 60,841 espectadores! Superando con creces las expectativas de los propios organizadores.

Anuncios

Factores que han provocado este éxito

La identidad del aficionado para con su equipo sin importar la categoría o torneo, dándole una nueva alternativa para saciar su hambre de pambol, así como el hecho de jugar en el estadio de la institución con la seriedad correspondiente a una Liga Profesional.

Lejos ya están los campos llaneros cubiertos de tierra y vidrios de envases de cerveza que ponían en riesgo a los participantes; hoy se le da el profesionalismo al poder usar los recursos e infraestructura de las instituciones, creando la misma magia que las demás categorías.

Aún falta explotar y concretar este sueño, aún es lejano el nivel no solo de juego, sino de organización de las Ligas Femeniles de Europa, pero el comienzo ha sido increíble y emocionante. Es labor del aficionado aprender a respetar las jugadoras, a los proyectos, de tomarle cariño a su equipo y disfrutar esta nueva oportunidad para refrescar el romanticismo por el fútbol. #LigaMx #FUTBOLFEMENIL