Estados Unidos ha estado en el ojo del huracán desde la llegada al poder de Donald Trump. Lo ocurrido recientemente en Charlottesville con la muerte de Heather Heyer, las polémicas declaraciones de Trump en las que afirmó que el grupo de nazis y extremistas contaba con "buena gente", y la contundente demostración de rechazo al racismo protagonizada por los ciudadanos de la ciudad de Boston frente a una concentración de supremacistas blancos, son algunos ejemplos de la situación socio-política de ese país.

En el año 2016, Colin Kaepernick, mariscal de campo de la NFL, protagonizó un hecho que generó mucha polémica entre sus colegas y en la opinión pública norteamericana en general.

Anuncios
Anuncios

El atleta, para protestar en contra de la brutalidad policial, decidió poner una rodilla en tierra durante el Himno Nacional en un juego de pretemporada. Aunque ninguno de sus compañeros decidió acompañarlo en ese momento, la situación ha dado un giro inesperado.

El día de ayer, sábado 19 de agosto, más de 50 agentes de la policía de Nueva York (NYPD), organizaron una conferencia de prensa en el Brooklyn Bridge Park para mostrar su solidaridad con el atleta. El sargento Edwin Raymond brindó declaraciones en las que afirmaba que el hecho de aplicar la ley, no significaba permanecer en silencio ante lo que estaba ocurriendo.

Asimismo, el sargento de 32 años, indicó que sabía que tanto él como sus compañeros estaban rompiendo el código de silencio de ese cuerpo policial y que muchos de los oficiales presentes, así como aquellos que los apoyaban de forma anónima, temían las consecuencias que esta acción tendría en sus carreras.

Anuncios

Incluso afirmó que muchos habían sido víctimas de amenazas de violencia e incluso muerte.

La solidaridad se extiende entre los jugadores de la NFL

Por su demostración durante el Himno Nacional, Colin Kaepernick sigue sin conseguir que un equipo profesional de fútbol americano le ofrezca un contrato estable. Esta situación no ha hecho mella en la voluntad de otros atletas que han decidido -finalmente- demostrar su rechazo a la brutalidad policial y su apoyo a sus compañeros afroamericanos.

El más reciente caso, ha sido protagonizado por Justin Britt, centro de los Seahawks de Seattle, quien decidió apoyar a su compañero, el defensa Michael Bennett. Mientras sonaba el himno nacional antes de un partido de pretemporada contra los Minnesota Vikings, Bennett decidió permanecer sentado como forma de protesta pacífica y su compañero, Justin Britt, se acercó a él y puso una mano sobre su hombre en señal de solidaridad.

El próximo 23 de agosto, se ha convocado a una manifestación en apoyo a Kaepernick en la sede de la NFL, a la que se espera asistan más de 1000 personas. #NYPD solidarios con Colin Kaepernick #Colin Kaepernick NFL #Brutalidad policial en Estados Unidos