Anuncios
Anuncios

Con sendas sorpresas, terminó la temporada regular del College Football en la NCAA. #Wisconsin y #Auburn, dos equipos que hasta antes del fin de semana se perfilaban para jugar en los #Playoffs a principios de enero, cayeron en las finales de sus respectivas conferencias y ahora tendrán que esperar la decisión del comité para ver si mantienen su puesto. El fin de semana es llamado "Championship Weekend", y es donde todas las conferencias de la división I tienen sus respectivas finales, es de los fines más populares para los amantes del futbol americano en general.

Auburn, sembrado 2 luego de vencer en el "Iron Bowl" a Alabama la semana pasada, perdió en la final de la conferencia SEC ante Georgia, sembrado número 6.

Anuncios

El mariscal de campo Jake Fromm lanzó para 183 yardas y completó 16 de 22 pases con dos anotaciones. Auburn se fue al frente en el marcador en el primer cuarto gracias a un pase del mariscal Jarrett Stidham al receptor abierto Nate Craig-Meyers. Lo que no sabían los número dos de la nación es que esa sería toda la ofensiva del día para ellos. Georgia volvió en el segundo cuarto para anotar 10 puntos e irse con ventaja al medio tiempo. Auburn intentó regresar en el tercero pero les fue bloqueado un intento de gol de campo. En el último cuarto la defensiva de los "Bulldogs" provocó un balón suelto de Auburn y ese fue el estocazo final. Georgia anotó 28 puntos sin respuesta para ganar su tercer campeonato del SEC y el primero desde 2005.

Por su parte, el cuatro de la nación, Wisconsin, no pudo callar a sus críticos, que, argumentaban, que a pesar de estar invictos, no habían tenido muchas victorias de calidad en su andar.

Anuncios

Ohio State incrementó esas dudas y los derrotó por 27-21. J.T Barrett volvió a dar una exhibición, lanzó para 211 yardas y 2 anotaciones, incluido uno al receptor abierto Terry McLaurin de 84 yardas. Por tierra, como es costumbre, corrió para otras 60 y pisó las diagonales una vez. La ofensiva de Wisconsin se vió limitada y fue contenida a goles de campo. Su única anotación llegó en el final del partido por medio de un acarreo en la línea de gol de Chris James. El partido estuvo detenido 12 minutos después de esa anotación para arreglar el terreno de juego.

Ya no hubo tiempo para más y los Buckeyes, 8 de la nación hasta antes del fin de semana, pusieron en la mesa sus papeles para ser considerados en los playoffs, pero sus dos derrotas en temporada regular los condenan, incluida una ante el débil Iowa por 55-24. El Big Ten fue para ellos por primera vez desde 2014.

Clemson y Oklahoma aseguraron su lugar en los playoffs.

El número 1 de la nacion, los Clemson Tigers, no tuvieron problemas en superar en el campeonato de la ACC a los Miami Hurricanes y asegurar, por si faltaba, su lugar y sembrado número 1 en todo el fútbol americano colegial.

Anuncios

La paliza fue de 38-3 sobre Miami con un sólido ataque terrestre, hasta 4 jugadores diferentes anotaron por esa vía. Miami, que había sido considerado la historia en el futbol americano en 2017, perdieron sus dos últimos partidos lo que les terminó excluyendo de un posible lugar en playoffs.

Por su parte, el favorito a ganar el trofeo Heisman este año Baker Mayfeld, lanzó cuatro anotaciones y 243 yardas para cimentar esa candidatura y darle a los Sooners de Oklahoma el título del BIG 12 ante TCU. El marcador final fue de 41-17 en un duelo estuvo parejo hasta el medio tiempo. En el tercer cuarto los Sooners anotaron 17 sin respuesta y no vieron más para atrás. La victoria hace creer que serán los sembrados dos y evitarán jugar ante Clemson en los playoffs.

Los playoffs del College Football arrancan el 1 de enero de 2018 con el Rose Bowl y el Sugar Bowl. La final será el 8 del mismo mes en el Mercedez-Benz Stadium de Atlanta, Georgia. Los duelos y quienes son los cuatro mejores de la nación serán dados a conocer el domingo 3 de diciembre.