México ha logrado que el Fondo Monetario Internacional (FMI) firmara un acuerdo para una línea de crédito flexible, por la cantidad de 70 mil millones de dólares. Se trata de un convenio a dos años, sin condicionamientos económicos, tampoco serán escalonados y que permitirán al país adecuarlos a sus políticas económicas. Antes del primero de diciembre se harán públicos los documentos por ser día de fiesta en Estados Unidos el 27de noviembre.

Este tipo de Créditos de Línea Flexible están hechos para que sirva de plataforma en la prevención y seguridad en caso de crisis puntuales. Tienen un "carácter precautorio" y son semejantes a otros acuerdos firmados en el año 2009. Es por ello y dada las políticas económicas que generan confianza en el FMI, le han sido asignados a México para que puedan ser utilizados en caso de ser necesarios.

Estos tipos de créditos no son como los que asigna el Fondo Monetario Internacional, que están sujetos al cumplimiento de metas y que marcan mucho las políticas económicas que practica cada país y que tienen que hacer ajustes, subir impuestos en los que los más afectados son los ciudadanos comunes. No es la primera vez que México recibe una Línea de Crédito Flexible, toda vez que el 17 de abril del año 2009 firmaron un acuerdo y el 25 de marzo del 2010 fue renovado igual que el 10 de enero del 2011 y el 30 de noviembre del 2012.

El año pasado el FMI, a través de su subdirector gerente David Lipton, realizaró unas valoraciones y vieron conveniente que México posee una de las economías emergentes más fiables y además aplica políticas macroeconómicas dentro de un marco de moderación que le han permitido un avance a largo plazo. Al poner en marcha reformas que le han llevado a una mejora en la educación, ampliar los mercados laborales y promover grandes desafíos en materia de telecomunicaciones.

De alguna manera el FMI impulsa políticas de manera que se puedan flexibilizar los mercados y crea nuevos métodos para que las economías de países como México se mantengan en un nivel adecuado dentro de la balanza comercial.