La definición de Wikipedia para forex nos indica que es un mercado mundial y descentralizado, en el que libremente se pueden intercambiar divisas extranjeras (foreign exchange), con un cálculo de operaciones por alrededor de 5 billones de dólares al día.

A ello se agrega que el mercado forex es accesible prácticamente para cualquiera que cuente con un mínimo de capital para invertir, siempre con la posibilidad de incrementarlo fuertemente con cada operación en línea.

Así, lo primero que tiene que hacer cualquier ciudadano o empresa interesado en comerciar con forex es escoger un broker, es decir, un proveedor que le permita realizar operaciones en línea con una plataforma autorizada para ello.

Una vez cumplidos los requisitos que marca el propio proveedor, y cubierta la inversión mínima que éste solicita, el inversionista en forex sólo requiere seguir disciplinadamente algunas pautas, para que su posibilidad de obtener ganancias con gran frecuencia se concrete en la realidad.

Un ejercicio básico y cotidiano para el operador de forex es analizar a fondo las gráficas y estadísticas que sobre el comportamiento del mercado monetario presentan a diario las propias plataformas y aplicaciones para la compra de divisas en línea.

Y así, lejos de concretarnos a una "euforia" momentánea para decidir nuestra compra de divisas, podemos conocer el comportamiento de alguna moneda en el mercado durante varias jornadas, de manera que podamos prever si va a subir tanto como deseamos o, por el contrario, si va a bajar, y cuánto.

La clave está en saber si en jornadas anteriores esa divisa ha rebasado por mucho el punto en que se encuentra en el momento de comprarla. De lo contrario, lo más probable es que su tendencia sea a bajar, a permanecer en su cotización actual, o a aumentar poco.

Algo fundamental en la operación de forex en línea es que las pérdidas sólo serán grandes si nosotros lo permitimos. Es decir, si tardamos demasiado en cerrar una operación que ha comenzado a generarlas progresivamente.

De antemano, debido a la natural diferencia entre los precios de compra y de venta, cualquier operación que realicemos iniciará con una perdida, misma que se revertirá una vez que la divisa operada comience la tendencia alcista que previmos al comprarla.

Sin embargo, si esa pérdida inicial se estanca o inclusive aumenta, debido a factores muchas veces imprevisibles, lo más recomendable es cerrar la operación a la brevedad posible, de manera que se eviten mayores pérdidas.

Finalmente, para el inversionista en forex, es muy importante recurrir al apalancamiento, al cual Wikipedia define como "la relación entre crédito y capital propio invertido en una operación financiera".

En el caso de la operación de forex, esto se traduce en que el broker puede facilitar una compra voluminosa de divisas al proporcionar un capital muchas veces mayor que el aportado por el inversionista. Así, con un apalancamiento de, por ejemplo, 200 a 1, por cada peso mexicano que aportara un inversionista, su proveedor le acreditaría 200, y en esa misma proporción aumentarían las ganancias, una vez obtenidas.

Con todo esto, resulta claro que el mercado forex, lejos de ser tan exageradamente arriesgado como muchos aseguran, resulta manejable, lo que incrementa su atractivo inclusive para quienes, a pesar de contar con un pequeño capital para invertir, aspiran a obtener ganancias financieras que eleven su nivel de vida. #Internet