Allá por el año 1996 en la ciudad de Baltimore, Kevin Plank, un jugador de fútbol americano aburrido de que su sudor empapara e hiciera pesada e incómoda su camiseta después de cada partido, en la Universidad de Maryland, se dispuso a diseñar en el garaje de su abuela una ropa más ligera y que dispusiera de un sistema de transpiración.

Y con una inversión de 500 dólares, Plank ingresó en los siguientes doce meses 17 mil dólares para generar 100.000 dólares lo cual significaba, nada más ni nada menos, que un incremento de un 588% y desde su mismo nacimiento no para de crecer, en lo que es ya un clásico: los grandes proyectos nacen en un simple garaje y, en este caso, el mejor ejemplo son los ingresos que Under Armour serán de 3.000 millones de dólares.

Under Armour ofrece una completa línea de ropa deportiva al igual que el calzado, compite ya no de igual ante Nike y Adidas sino que, cuando se pensaba que en lo que resta del 2014 se iba a limitar a un crecimiento económico ,el Wall Street Journal anunció que el gigante Adidas ha sido superado en ventas dentro de Estados Unidos por Under Armour, pasando entonces a ser la segunda marca en ventas y muy de cerca a Nike, las previsiones son que dentro del 2016 finalmente eso suceda y Nike acabe siendo la segunda marca en ventas dentro de territorio americano.

Quien lo iba a decir que un negocio nacido en un garaje y con un capital de amenas 500 dólares en 20 años iba a estar compitiendo de igual a igual entre dos colosos todopoderosos como Adidas y Nike, al punto de desbancar al europeo en sus primeros 18 años de vida, se espera que en 2016 Under Armour genere 4000 millones de dólares en volumen de negocio. En contraposición, Adidas ha sufrido un prolongado descenso en sus ventas, tanto que ha sido de un 23% frente a un crecimiento de Armour de 20 puntos, 1.000 millones de Adidas en ventas contra 1.200 de Armour lo cual deja muy en evidencia que aquel pequeño proyecto nacido en la inquietud por llevar una ropa deportiva más cómoda y más transpirable.

Pero como todo, el camino al liderazgo no se forjó con un golpe de suerte ni por patriotismo con americanos que apoyan comprando productos locales, la marca presidida por Kevin Plank ha ido poco a poco logrando que la gente tenga a su marca como referencia y preferida, Plank y su equipo de marketing fue logrando acuerdos con numerosas universidades y eso ha derivado en que los jóvenes deportistas que usan Under Armour la prefieran, la recomienden y que con eso la firma consiga irse consolidando a lo largo del tiempo.

Por tanto, la firma se ha encargado a lo largo de su existencia en sembrar uso a través de los años, entre esos acuerdos universitarios y los patrocinios a clubes y jugadores profesionales, atletas, nadadores, que poco a poco ha logrado dar el salto a nivel internacional. Tanto y tan fuerte es la lucha entre titanes que se han llegado a librar batallas de patrocinio que han ocupado varios titulares.

Y la marca está poco a poco entrando en los mercados europeos, asiáticos y latinoamericanos, ya que considera que a nivel de EEUU es una marca consolidada al punto de ser ya un referente pero eso sí, su norte es ser la marca número uno para poder decir orgullosa que con orígenes más que humildes hoy es la segunda marca de Norteamérica. Una vez más queda demostrado que los límites los pones tú y que si no dejas de luchar y de soñar, todo es posible.