Uno de los grandes discursos de esta administración de gobierno en México ha sido el crecimiento de la economía. Sin embargo, los datos sobre el #Dólar, nos podrían estar avisando de una realidad distinta.

En tres años el tipo de cambio ha aumentado tres pesos, tan sólo en septiembre del 2012 el dólar se cotizaba en $12.84. En 2013 empezó su alza cuando llegó a $13.07. En ese tiempo algunos empresarios y políticos no le daban importancia, tan sólo basta recordar las palabras de Ignacio Cedillo de Bursamerica, quien confiaba en 2013 que tras la aprobación de las reformas estructurales de Peña Nieto, el dólar se estabilizaría.

Ya ha pasado más de un año desde su aprobación y el dólar no se ha estabilizado, ni tampoco ha mostrado al menos una leve mejoría. Tan sólo en enero de este año se cotizaba el dólar en $14.97. Sin embargo actualmente se anda cotizando en $16.12. Estas cifras nos hablan que el peso ha perdido a nivel internacional su valor.

Y esto no sólo se ha quedado en los números. Sino que también ha dejado su huella en las economías domésticas, pues cada vez es menos el poder adquisitivo que tienen los sueldos, por ejemplo aún el precio del huevo esta entre $24.00 a $30.00, sin que este muestre alguna tendencia a bajar de precio. Sin embargo aún se sigue en el discurso de que todo sigue viento en popa y que vamos ganando en crecimiento económico, como Brasil o Venezuela.

También a nivel nacional el alza del dólar ha dejado sus pérdidas. Por ejemplo, las reservas internacionales de México han bajado a su nivel histórico desde 2014, esto provocado por que han sido utilizadas para contener el crecimiento del dólar, siendo inyectados para fortalecer la moneda nacional. No obstante han sido tantas las veces que se ha hecho esto que en vez de ganar se han ido perdiendo reservas.

Otro punto es la cancelación de varios proyectos ante los recortes en el presupuesto para el 2016. Esto claramente nos está hablando de un estancamiento de la economía. Pues el país tiene cada vez menos para comprar y lo que tiene es sólo para pagar. En tres años se ha encarecido el dólar y la vida económica del país. Entonces ¿realmente estamos creciendo? No podemos sólo culpar a los factores internacionales, pues aunque estos ocurran la moneda debería sostenerse, si realmente estuviera creciendo. En fin ni las reformas estructurales, ni los recortes parece que nos salvaran de llegar a un dólar cotizado en los $17.00 al término de este año, eso si bien nos va.