Hoy en día se tiene la firme creencia de que las deudas externas contraídas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), tienen que pagarse aún a costa de la quiebra de los propios países deudores y de asumir en la indigencia a sus ciudadanos, pero lo que muchos no recuerdan es que hasta hace poco, las deudas cuando afectaban gravemente al desarrollo de un país se condonaban para que éste pudiera crecer.

El caso más importante de condonación total de la deuda externa, fue la que otorgó Estados Unidos a Gran Bretaña, Francia, Italia y otros 22 países en 1931 por la deuda generada durante la primera guerra mundial, y Gran Bretaña hizo lo propio con 21 países más en esa misma época. El proceso se hizo de inmediato, sin negociaciones, ni intereses, basándose únicamente en la honestidad, respeto y solidaridad entre naciones.

Pero lo curioso viene con el caso de Alemania, la gran dictadora en Europa que está arrastrando a la ruina a los países del sur de Europa con sus presiones, ayudada por el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, ya que a este país se le fue perdonada la totalidad de su deuda externa en dos ocasiones.

La primera en 1923, cuando la economía alemana se encontraba en una situación catastrófica después de su derrota en la Primera Guerra Mundial. Su deuda ascendía a 132.000 millones de marcos de oro y aún así los países que ganaron la guerra decidieron perdonar esa deuda principalmente por el bienestar de los civiles implicados en la misma.

La segunda vez ocurrió en 1953 después de la Segunda Guerra Mundial, por el mismo motivo que la condonación anterior.

Parece que se ha perdido la memoria histórica, y esto es utilizado por los grandes magnates de la mafia bancaria internacional para controlar y privatizar países enteros y todos sus recursos, aún a costa de la muerte de millones de personas.

Medio mundo está bajo el control de la banca internacional mediante el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) o el Banco Central Europeo (BCE), organismos que la gente supone que son públicos, pero que en realidad están dominados, controlados y administrados por entidades bancarias privadas.

Que en este mundo neoliberal los acreedores no quieran condonar una deuda, parece, aunque inmoral, algo lógico, pero lo verdaderamente extraño llega cuando vemos a líderes políticos de los distintos países deudores, autoproclamados, como luchadores y portavoces del pueblo, negociar por que los recortes simplemente se reduzcan un poco en lugar de solicitar la condonación total de su deuda externa, basándose en estas referencias históricas a las que el presente artículo hace mención.

El neoliberalismo descontrolado está teniendo consecuencias catastróficas en todo el planeta, y parece que lo que se intenta desde todos los frentes, ya sean conservadores, demócratas, socialistas, liberales, izquierdas o derechas, es mantener la dictadura de la banca a toda costa, aparentando lo contrario, haciéndonos creer que lo máximo a lo que podemos aspirar los seres humanos es a las limosnas que esta mafia internacional esté dispuesta a concedernos, que en la mayoría de los casos, ni siquiera existe tal limosna, más bien todo lo contrario, se nos exige que paguemos por sobrevivir.

Las últimas noticias en economía internacional nos dicen que según un sondeo de Reuters, América Latina se verá afectada en los próximos meses por los movimientos que tiene previsto realizar el FED, especialmente México y Perú, tocando mínimos históricos en el valor de sus respectivas monedas.

Es necesario de manera urgente un mecanismo internacional que obligue a los acreedores a tomar responsabilidades al respecto de las condiciones de sus deudores, y es necesario que los que se autodenominan como defensores del pueblo empiecen a exigir este tipo de medidas, porque la actitud actual está vulnerando todos los derechos de los países y lo que es peor, la absoluta totalidad de los #Derechos Humanos de los ciudadanos de los mismos, sin ningún tipo de reparo ni consecuencia.
#Gobierno #Bancos