Son múltiples los factores externos e internos que ayudan a que el #Dólar americano sea cada día más fuerte a nivel mundial, afectando también nuestro pobre y deteriorado peso mexicano.

 

Primero las acciones en China se desplomaron nuevamente con una caída de 3.4% el día de hoy, mostrando claramente la poca confianza de los inversionistas en la segunda economía más grande a nivel mundial.

 

La devaluación de su moneda ha venido a demostrar la fragilidad de su economía.

 

La caída del petróleo a niveles por debajo de 40 dólares por barril, debido a un incremento de suministros en América del Norte y Oriente Medio originaron que las existencias alcanzaran este nuevo record, el cual no se había visto desde la crisis financiera del 2009.

 

La incertidumbre que ha ocasionado a nivel mundial que la Reserva Federal de Estados Unidos incremente sus tasas de interés, situación que ha venido postergando desde hace 9 años, fortalece al dólar prácticamente ante todas las divisas del mundo.

 

El escaso crecimiento de nuestra economía con un crecimiento del Producto Interno Bruto del 0.5% en el segundo trimestre, es realmente vergonzoso.

 

Este factor ha provocado inquietud y temores de que la desaceleración de nuestra economía sea más profunda de lo que nos reportan las autoridades, lo que nos llevará a un alto total en el crecimiento, si es que se le puede llamar así.

 

Todos estos factores, han sido las causas que han generado desconfianza en los inversionistas hacia nuestro país y estén buscando regresar los capitales a Estados Unidos, tan pronto la FED decida el incremento a sus tasas de interés, demostrando que los americanos, sí saben como manejar sus recursos y poner en jaque a toda la economía mundial.

 

Mientras todo esto pasa, los mexicanos nos tenemos que preparar para la escalada de precios que se vendrán, aunque tanto el Banco de México como nuestros funcionarios, digan que la inflación está controlada y que no habrá aumentos, la realidad es que los precios están subiendo y cada vez alcanzan menos los ingresos obtenidos por trabajos dignos y honrados.

 

Pero todo va bien, según ellos, hasta Peña Nieto dijo que es muy bueno tener devaluación porque así nos llegará más turismo.

 

Lo que Peña no sabe es que el país no vive solo del turismo, sino que hay múltiples actividades económicas que subsisten día a día y que gracias a que nuestra economía está íntimamente ligada a la norteamericana, la situación es alarmante y preocupante para el empresario mexicano.

 

En el país de Peñalandia, no hay crisis económica, el empleo va en crecimiento y hay signos de confianza. Esto aunque parezca un chiste de mal gusto, es el discurso oficial que como siempre, solamente ellos se las creen.

 

Mientras, los mexicanos tendremos que ver por donde nos van a llegar los golpes bajos, ya que nuestra cartera está cada día más flaca y exageradamente perdida en un país donde no pasa nada.

 

En donde es más importante defender el uso de unos calcetines de marca

-comprados con nuestro dinero obviamente-a dar respuesta a todos los muertos que tenemos perdidos, entre estudiantes y periodistas.

 

Es más importante estrenar una aplicación móvil en el celular presidencial a buscar alternativas para el desarrollo de la economía interna y el crecimiento sostenido que tanto se ha buscado tener.

 

Al tradicional estilo del PRI, desde Luis Echeverria hasta Salinas de Gortari, la economía siempre ha estado sostenida por palillos y -si en su caso- han sido Palillos Chinos ahora ya sabemos porque siempre cada 6 años, se han creado nuevos millonarios que son quienes hoy pueden gozar y disfrutar del turismo en el país de Peñalandia.

 

Ojalá y disfruten sus palomitas, bola de… #Enrique Peña Nieto