En estos tiempos de crisis e inestabilidad económica, es fundamental saber manejarse como un experto en el área de #Finanzas para poder ganar, ahorrar y sacarle el máximo provecho a nuestros ingresos, atacando así la difícil economía que manejamos actualmente.

 

Los mexicanos en su gran mayoría, somos personas que nadie nos ha enseñado a manejar nuestros recursos desde un punto de vista financiero, inteligente y audaz.

 

La falta de este conocimiento, nos ha obligado a no saber ahorrar adecuadamente, por lo que muchas de nuestra metas y objetivos, no se pueden llevar cabo o concretar como quisiéramos.

 

Según una encuesta de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) el 4% de los mexicanos considera que la falta de ahorro es el principal motivo por los cuales no puede lograr sus objetivos y el 58% no cuenta con un hábito de ahorro.

 

Sin embargo existen caminos que debemos de conocer y explotar al máximo para poder aprender a tener un hábito de ahorro que nos ayude a conseguir los objetivos y metas que nos hemos trazado en la vida.

 

Todos tenemos metas y objetivos, por lo cual es importante visualizarse en el futuro cumpliendo ese sueño para poder lograrla. Con una perspectiva a mediano o largo plazo, es más sencillo poder ajustar nuestros gastos e ingresos con el objetivo de alcanzar ese objetivo.

 

Invierte, lo poco mucho que pueda sobrar de nuestro salario, reparto de utilidades o aguinaldo, es de vital importancia el invertirlo ya sea en cuentas bancarias, compra de acciones, cetes, bienes raíces, etc…

 

Protege tu dinero de tu peor enemigo, tú mismo. El tener el dinero a la mano en efectivo o una tarjeta ya sea de debito o crédito, es de alto riesgo al entrar a tiendas departamentales a las cuales muchas veces entramos “solo para ver” y salimos con bolsas llenas de cosas que no necesitamos en ese momento. Las compras por impulso se pueden convertir en tu peor pesadilla.

Inteligencia y fuerza de voluntad, si realmente quieres ahorrar necesitas sacar esa fuerza de voluntad de las entrañas de tu cuerpo, mente, espíritu y comprometerte contigo mismo en que para llegar a cumplir con esos objetivos que te has puesto, es necesario hacer un esfuerzo sobrehumano -más no imposible- para no gastar en lo que no se necesita y ahorrar mensual, quincenal o semanalmente, una cierta cantidad que no afecte en tu vida diaria y que lo puedas hacer “perdedizo” en una cuenta bancaria.

 

Siguiendo estos sencillos consejos, al paso de los meses o años, te darás cuenta que estás más cerca de poder alcanzar esa meta u objetivo que te propusiste inicialmente. #Bancos