Por Mitzi Vera

Twitter: @mitzmariann

“En economía se le llama capital natural a la biodiversidad que genera un flujo de servicios con el fin de contribuir al bienestar de los seres humanos”, leyenda que te da la bienvenida al cuarto piso del Museo Interactivo de Economía, recinto situado en la calle de Tacuba, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Abierto de martes a domingo, de las nueve de la mañana a las seis de la tarde, el Museo Interactivo de Economía o MIDE permite a los visitantes descubrir sobre el mundo de los números a través de divertidos juegos y conferencias.

No es necesario ser un experto en la materia para poder visitarlo, el museo te enseña desde cero la historia de la economía. También te permite reflexionar sobre el México en el que vivimos, así como del desarrollo sustentable.

Conforme avanza el recorrido encuentras láminas y más sobre el tema de la escasez. 

Caminas hacia el lado derecho y encuentras las reservas que pertenecen al museo, se acerca  la guía y te explica que previo a la creación del mismo, el edificio fue el antiguo Convento y Hospital de Pobres, bajo la dirección del arquitecto Lorenzo Rodríguez.

Continúas caminando entre láminas que te explican de dónde vienen las cosas fabricadas y cómo es el proceso de elaboración.

De igual manera fue anteriormente el Colegio de Ciencias Médicas; sigues caminando y después de realizar tu presupuesto y comprender de dónde provienen los recursos de los gobernantes, llegas a la sala dos. Viajas a través de la historia al explorar con las 60 mil piezas en exhibición, de 12 periodos diferentes de la historia.

Comienza con “Los Habsburgo”, quienes lograron adquirir el trono imperial desde el siglo XVII hasta el XIX.

Posteriormente sigue el periodo de “Las Reformas Borbónicas”, los cambios administrativos aplicados por los monarcas  españoles de la casa del borbón, en el siglo XVIII.

Las reformas buscaban modernizar su relación con las colonias, los tratados eran de índole administrativa y militar. Gracias a la exposición puedes realizar compras virtuales con los salarios de ese entonces, y ver para qué te alcanzaba en aquella época.

Pasas a “La gestación de México” y “La época Porfiriana”. En la siguiente sala encuentras una exposición de la moneda mexicana con el paso del tiempo, algunas se conservan en buen estado, mientras que otras ya son solo trozos amorfos.

Si llegas temprano podrás tomarte una fotografía para que la pongan en un billete que te podrás llevar como recuerdo de tu visita al MIDE. 

Otro dato interesante sobre el edificio es que fue anteriormente el Teatro Santa Anna y después el Teatro Nacional. Incluso fue parte de una vecindad.

El Himno Nacional Mexicano se interpretó por primera vez en el edificio. Hasta el año 1989 fue comprado por el Banco de México, su remodelación tardó 13 largos años, fue hasta el 14 de julio del 2006 cuando se abrieron las puertas del recinto como ahora lo conocemos: el MIDE.

Admisión general: 70 pesos

Estudiantes y profesores: 60 pesos

Facebook/ MIDE #Crónica Ciudad de México #Cultura Ciudad de México