Ha sido una semana de relativo movimiento para Banco de México (Banxico), el ámbito internacional no ha favorecido para nada las acciones implementadas por Banxico. Se había mantenido subastas de dólares, las cuales tenían poca credibilidad de que tuvieran el efecto deseado. La tasa de interés y la especulación sobre su modificación reinó durante meses, respecto a las acciones del Sistema de Reserva Federal (FED), el pasado diciembre Banxico elevó la tasa de interés a 3.25%, respondiendo ante la acción de la FED de elevar la tasa en la economía estadounidense. Ambas acciones, consideradas como un error de estrategia monetaria, debido a los resultados mostrados.

Banxico decidió suspender temporalmente la subasta de dólares. Desde inicios del año pasado, Banxico ha puesto millones de dólares en subasta, a precio mínimo; con lo cual se buscó frenar la volatilidad del peso mexicano, respecto al dólar. Dichas subastas llegaron a ubicarse en los 400 millones de dólares, a precios mínimos. Las consecuencias que tuvo esta acción fue llevar a las reservas de Banxico a un mínimo que no se registraba desde 2009, a través de la subasta de dólares, lo que obedecía a una intervención regulada,  Banxico dio uso a más de 33,000 millones de dólares. En el periodo que se realizó esta intervención, el peso mexicano no mostró recuperación significativa, sino que en repetidas ocasiones mostró niveles mínimos históricos.

En cuanto a la tasa de intereses, este miércoles 17, Banxico decidió actuar por cuenta propia ante su decisión de modificar la tasa. Pasando de 3.25% (modificado recién en diciembre) a 3.75%, lo cual fue una noticia inesperada, ya que a inicios de febrero se decidió no hacer modificación alguna, esto basándose en el comportamiento esperado de la inflación tanto a corto como a mediano plazo. Sin embargo, a pesar de que estas medidas sean presentadas como “preventivas” del entorno económico mundial, no podemos descartar la existencia de presiones inflacionarias. Está claro que la modificación de tasa de interés corresponde al temor de la salida de capitales, dada la incapacidad de poder mantener un mercado seguro.

Agustín Carstens, gobernador de Banco de México informó que “el aumento de la volatilidad y el deterioro del contexto económico externo fueron determinantes para esta decisión que lleva a la tasa de 3.25 puntos a 3.75%”, además indicando que estas medidas son las indicadas para lograr los objetivos planteados.

Dichas acciones pueden tener un efecto positivo en el corto plazo ante a volatilidad, pero analizando dichas medidas y aunadas al recorte presupuestal, esto sin duda tendrá un efecto secundario, al reducir el Producto Interno Bruto (PI); lo cual tendrá efectos mayores en la economía. Es probable que el peso gane terreno ante el dólar en el mercado de divisas, sin embargo, no solucionará el problema, ya que aun existe el riesgo de que el dólar se mantenga por encima de los 19 pesos.

Es cierto que en días recientes el valor del dólar se redujo alrededor de70 centavos, pero no hay que confundir, ya que esto obedece al ámbito internacional del mercado del petróleo, especialmente al acuerdo logrado entre algunos países, respecto a topes de producción.

Esta sorpresiva modificación en la tasa de interés, abre el panorama para posibles  incrementos futuros. Varios analistas han pronosticado un aumento por parte de la FED sobre finales del años, pero Banxico incluso podría presentar una nueva alza a mediado del año o antes; según sean los efectos que muestren las acciones tomadas. Esto puede ser una muestra más de debilidad por parte de las autoridades monetarias, especialmente porque se toman “fuera” de calendario, lo que indica pueden ser medidas desesperadas.

http://mx.blastingnews.com/ocio-cultura/2016/02/guns-and-roses-regresa-a-mexico-23-anos-despues-00794897.html

http://mx.blastingnews.com/ocio-cultura/2016/02/buika-dejara-su-alma-en-el-teatro-metropolitan-00774971.html #Gobierno #Bancos #Finanzas