A raíz de la situación internacional en el mercado de petróleo, la situación financiera de PEMEX no ha sido sana; se decidió tomar acciones en las actividades de PEMEX (Petróleos Mexicanos), nos referimos a un recorte que atiende a 100 mil barriles diarios. Se considera que estos recortes no son consecuencia de la situación financiera, sino una estrategia  para re-definir la producción petrolera y lo proyectos de inversión.

La situación para la petrolera se ha intensificado, a tal grado que en su reporte del 2015, se anunciaron pérdidas antes de impuesto por primera vez en su historia. En el año 2014, PEMEX anuncio rendimientos de casi 500 mil mdp; para el 2015 la situación fue sumamente diferente, se reportaron pérdidas antes de impuestos de 128 mil 375 mdp; siendo las pérdidas netas de 521 mil 607 millones de pesos ( en 2014 las pérdidas netas fueron de los 265 mil 348 mdp.

Es un hecho que este año se confirmará que #México ha perdido su principal pilar, la petrolera ya no representa el sustento para el #Gobierno y Economía mexicana. Ya es conocido que incluso México se ha convertido en un importador neto, de productos petroleros; a pesar que la petrolera aun se encuentra en el top 10 de las mayores petroleras del mundo. Todo indica que no se ha sabido administrar ni crear una estrategia adecuada para dar un rendimiento óptimo de PEMEX.

De momento el recorte que fue anunciado por José Antonio González Anaya (director general de Pemex) es de 100 mil millones de pesos, en lo que resta del año, todo por la situación petrolera internacional. La estructura del recorte de gasto es la siguiente: 1: 64.9 mil millones de pesos será para reducir proyectos de inversión en función de su rentabilidad y recursos disponibles; 2: 28.9 mil millones de pesos será para gasto corriente afectando a Pemex Exploración y Producción (PEP) y al Corporativo; 3: 6.2 mil millones de pesos será para ajustar los gastos de operación e inversión de 50 a 25 dólares promedio por barril durante 2016.

El reto que está enfrentando la petrolera, es adaptarse a las nuevas situaciones del mercado energético, se deben tomar decisiones importantes en el momento justo, para así “amortiguar” los daños y lograr la liquidez necesaria en el mediano y largo plazo. Esta acción es una de gran importancia, y sin duda da mucho que analizar, la principal acción a comentar, es que se deja de invertir en aguas profundas. La opción de seguir invirtiendo en estos momentos garantizaría que PEMEX cuente con infraestructura productiva, en el momento que los precios dl petróleo se recuperen, logrando así tener la rentabilidad que se busca. El director General de PEMEX seguirá teniendo el control de aguas petroleras que se le fueron otorgadas en la Ronda Cero,  que hará valida las opciones de captar inversión privada para efectos productivos, sin embargo no se ha aclaro en número de personas que serían dadas de baja por los recortes en la petrolera. #Finanzas