Una vez que han terminado las dudas sobre el posible cambio en la tasa de referencia por parte de la FED, decisión que días antes ya se conocía, se ha empezado a especular (en mucha menor magnitud) qué hará el Banco Central de México. Ahora parece  ser más evidente que alguna acción de Banxico será acorde a los efectos que existirán en la inflación, a través de la depreciación de la moneda nacional, respecto al dólar.

Está comprobado que al existir una depreciación se tiene un efecto en la inflación, esto se debe principalmente a que el valor de un gran sector de las mercancías determina en el mercado internacional, por lo que cualquier variación del dólar tendrá efecto, elevando precios. Aunque la mayoría del valor de las mercancías alimenticias no corresponde a esto, sí se ha visto afectada la importación de algunas mercancías alimenticias complejas, así como productos agroquímicos.  

Es sabido, que los efectos de la depreciación (sobre los precios) no son inmediatos; por lo que no es sorpresa que aún no se esté considerando como un peligro, pero sin duda lo es. Es decir, los efectos causados por la depreciación que se ha visto desde hace meses, están empezando a reflejarse.  Un indicador a observar de cerca es el índice de precios al productor, el cual ya ha registrado su mayor aceleración en algunos sectores,  llegando al 5%.

 Los efectos del aumento en el valor del dólar ya han mostrado efectos en los mercados financieros, La Bolsa Mexicana de Valores ha perdido terreno, los inversionistas extranjeros la consideran menos atractiva, y es que es la única que muestra rendimientos negativos en dólares. En lo que va del año ha registrado una caída en dólares del 4.34%; y es probable que esa caída se incremente, ya que al existir una fuerte volatilidad suele observa una salida de capitales.

Otro sector que ya se ha visto afectado es el sector de construcción, el   CMIC (Consejo Consultivo de la delegación en el estado de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción) ha comunicado que los cambios en la paridad cambiara ha impactado en un 30% los costos de las empresas del sector de construcción. Además, advirtió que “Hasta el momento las empresas en el estado han asumido el aumento de los costos. Pero esto no podrá mantenerse por mucho tiempo”. Algo muy parecido ocurre con las empresas dedicadas a la fabricación de equipo de cómputo las cuales se han visto afectadas en un 28%, y empresas parte del sector automotriz, las cuales en promedio han visto un incremento del 17% en sus costos.

Parece más que evidente que Banxico tiene tomar acciones al respecto, estrictamente porque se tiene riesgo sobre su función y objetivo monetario. Pero en realidad hay algo sumamente importante que debemos preguntarnos acerca de Banxico: ¿Tiene la capacidad necesaria para contrarrestar la depreciación, y sus efectos? La respuesta inmediata sería un “no”. Si en este momento Banxico decidiera tomar acciones al respecto, las reservas inter nacionales serían insuficientes para buscar disminuir el valor del dólar que ya supera los $19; las cuales llegarían a ubicarse en niveles inferiores a los recomendados por el FMI.

El Fondo Monetario internacional ha recomendado a México tener de 165 a 170 mdd como reservas mínimas, si Banxico llegará a intervenir, las reservas se ubicarían sobre los 25 mdd; actualmente las reservas se ubican en los 177 mdd.

Ahora comienza un periodo que en el que debemos mantenernos atentos a las acciones de Banxico. Seguramente ya es conocido el argumento sobre la economía mexicana, la cual en palabras de los representantes de las entidades económicas  es una “es una economía estable (basándonos en al inflación) y blindada sobre efectos internacionales”. De ser esto cierto, no tendríamos que preocuparnos si el dólar con un valor $20 crearía un incremento de la inflación. Pero lo que es cierto es que Banxico será la institución más cuestionada sobre su capacidad de mantener ese entorno macroeconómicamente estable en México. #Gobierno #Bancos #Finanzas