Una vez más el dólar muestra un máximo histórico en cotizaciones respecto al peso. El viernes pasado la cotización se ubicó en los $18.75, mientras que en ls primeras horas de esta jornada ya se ubica en los $19.04, el peso ha estado perdiendo terreno prácticamente cada semana, con breves recuperaciones.

Esta podría ser una semana de alta incertidumbre en los mercados financieros internacionales, principalmente por la ya tan esperada reunión de la FED, pero diversos analistas consideran que el cada vez más cercano referéndum sobre un eventual “Brexit”.  En cuanto a la Bolsa Mexicana de Valores, se ha mostrado un retroceso de 1.05% como la segunda jornada con pérdidas, y se pronostica un cierre semanal negativo del 1.62%. En cuanto a los petroprecios, los principales indicadores mostraban disminuciones tanto en Nueva York como en Londres.  

Ahora, la eterna pregunta ¿Qué harán las autoridades monetarias? Hace unas semanas se había especulado, e incluso asegurado sobre las acciones de Banxico, una vez que el solar llegara  a cotizar en los $19 pesos; debemos recordar los puntos determinantes para elegir la nueva decisión de Banxico, el primero –conocido por todos  - la decisión de la FED, la cual todo indica no habrá movimientos, actualmente las probabilidades de algún cambio se ubican en un 17%  ( un indicador que se ha tomado en cuenta los últimos días, es la negociación de los futuros de fondos federales ).

El segundo punto, se refiere a la existencia de un traslado a la inflación (ya que es el mandato constitucional) por parte de la depreciación peso-dólar. Este punto fue tomado por muchos como un valor definitivo de la cotización peso-dólar, el cual sería el detonante para las decisiones de política monetaria por parte de Banxico, Dicho valor es el que hoy (no) nos toma por sorpresa, los tan famosos $19 en los que se cotiza el dólar.  Muchos además consideraron que se podía tratar de un porcentaje específico de dicha depreciación, lo cual también es una opinión errada.  En realidad solo se tiene la certeza de que Banxico no observa directamente – ya sea en valor monetario o porcentual – la depreciación, sino los efectos en al inflación.  

Como es de costumbre, se le ha dado mucha atención a la incertidumbre, dejando de lado la objetividad. Está claro que lo principal a tomar en cuenta, es  la reunión próxima de la FED, de la cual la única sorpresa seria que haya algún cambio, pero como ya se ha mencionado en repetidas ocasiones – desde inicios de año – Banxico debería y tiene la posibilidad de actuar de manera “independiente”  a la FED, y es una oportunidad que no se presenta comúnmente, y aunque pareciera que cada vez se tiene más oportunidad de esto, en algún momento esa oportunidad se perderá y en si se llega a actuar de esta manera, sería una decisión desesperada y como ultimo recurso. #Gobierno #Bancos #Finanzas