Uno de las tantas "explicaciones" del Gobierno para impulsar la reforma energética que se aprobó en 2014 era que , supuestamente, los precios de los energéticos iban a reducirse para provecho de la población mexicana; sin embargo, lo que ha ocurrido es completamente todo lo contrario. Al comenzar la administración del actual presidente Enrique Peña Nieto, el precio de la gasolina Magna en el mercado era de 10.81 pesos por litro y al concluir este año (sin tomar aún en cuenta el aumento que se tiene previsto para 2017) la gasolina se coloca en un precio de 13.98 pesos por litro, lo cual, quiere decir que después de dicha reforma energética que beneficiaría a los mexicanos, la gasolina subió un 29.32 por ciento.

Anuncios

Y por si esto no fuera poco La Secretaría de Hacienda y Crédito Publico (SHCP) anunció recientemente que los precios a nivel nacional a partir del primero de enero al 3 de febrero de 2017, aproximadamente serán de 15.99 pesos por litro para la gasolina Magna, 17.79 y para gasolina Premium, y 17.05 para diésel. El límite de costos para cada demarcación territorial, ya están disponibles para su consulta en la página de la Comisión Reguladora de Energía.

Según con la SHCP, el límite de costos para cada demarcación territorial se establecerán mediante lo siguiente:

1. Los precios serán en relación con los precios que manejen internacionalmente cada combustible.

2. Los costos de transporte, internación, flete y repartición o asignación de Pemex, serán aprobados por la Comisión Reguladora de Energía, y habrá variaciones en cada región.

3. En un ambiente de importaciones libres y apertura de mercado donde habrá gasolinas distintas a las de Pemex, los ajustes se llevarán directamente a cabo por medio de las estaciones de servicio en sus ventas a los consumidores.

Todo esto evidentemente ha generado un descontento entre la población y los empresarios. Pues, la mayoría de los mexicanos viaja por carretera, en transporte privado o público. Lo cual elevara los costos de transportación, y por tanto, afectará directamente a la economía ya decadente de la población mexicana y a los empresarios, pues las personas decidirán no hacer viajes tan largos y eso probablemente afecte a las agencias y empresarios que ofrecen servicios hoteleros y turísticos.

Ante todo este escenario corrupto y de beneficio para unos cuantos habría que preguntarse ¿Qué evitará el saqueó y la venta de nuestro país?¿El descontento de la mayoría y la organización autogestiva para alzar la voz a los abusos del gobierno?. Abramos el debate compartiendo esta noticia. #ReformaEnergética #Saqueo #México