La presión que ha ejercido el recién electo presidente de #Estados Unidos, #Donald Trump en las empresas del sector #Automotriz podría estar alcanzado a Honda. El presidente ejecutivo Seiji Kuraichi puso en duda que la trasnacional pudiera seguir operando en México si el mandatario norteamericano cumple con su promesa de aplicar una tarifa del 35% a las importaciones.

Anuncios

Honda Motor es la tercera automotriz más grande de Japón, en el 2016 fabricó un aproximado de 250 mil vehículos en México, de los cuales más del 50% fueron exportados a Estados Unidos.

Anuncios

“Si existe un aumento significativo en las tarifas sobre las importaciones a Estados Unidos, tendríamos que responder de alguna manera. Hemos estado invirtiendo en Estados Unidos durante 40 años para desarrollar y manufacturar autos, esperamos que el señor Trump entienda eso” afirmó Kuraichi.

Las amenazas de Trump

Automotrices como Ford Motor, General Motors y Toyota Motor han sido criticadas por Donald Trump por fabricar en otros países los automóviles que venden en Estados Unidos.

En el 2016 Ford anunció que trasladaría la producción de sus autos Ford Focus desde Wayne cerca de Detroit a México, la decisión generó el rechazo inmediato, del para entonces candidato republicano, quien aseguró que intentaría revertir las intenciones de la automotriz.

Tras haber ganado las elecciones Trump y con el esqueleto armado de lo que sería la planta en el municipio Villa de Reyes, la empresa norteamericana decidió cancelar el proyecto y afirmó que el motivo era la baja demanda de vehículos pequeños..

Anuncios

De haberse ejecutado el proyecto en el estado de San Luis de Potosí sus habitantes contarían con más de 2 mil 800 puestos de trabajo directo y 10 mil indirectos.

La cancelación de este proyecto representa un golpe duro para la economía mexicana y para la relación entre los países involucrados. En este último punto el secretario de Desarrollo Económico de San Luis de Potosí fue muy enfático cuando declaró a la prensa internacional que la decisión “duele porque somos socios en negocios, cultura, deportes, duele porque él está impulsando una política que busca romper esos lazos”.