Se desploma la confianza de los empresarios sobre el rumbo de la economía. El indicador está en su nivel más bajo desde 2012. Al inicio de este sexenio, el eslogan del gobierno era “#Mover a México”. Y parece que en efecto se ha movido a México, pero hacia el abismo. La economía se encuentra en un punto tal, que ni los empresarios creen en el discurso actual. El 1° de marzo el INEGI publicó las cifras de los indicadores de confianza empresarial, teniendo como resultado un desplome del indicador.

Anuncios

La confianza empresarial del sector de las manufacturas (el motor de la economía) cayó -0.5%, mientras que el de la Construcción y el del comercio sufrieron reducciones de -0.6% y -1.8% respectivamente, todas las contracciones son de febrero vs.

Anuncios

enero de este año.

Más aún, al comparar el indicador de manera anual (vs. mismo mes del año anterior) la contracción es mayor. La confianza empresarial manufacturera se redujo -4.8%, mientras que la del comercio -5.6% y la caída más grave se registra en el sector de la construcción que cayó -7.6%, situación delicada al ser éste sector uno de los más importantes de la economía interna, por todos los efectos multiplicadores que conlleva. Una perspectiva desalentadora por parte del sector que se encarga de tomar las decisiones de inversión y empleo en el país, ya que no observan en el mediano plazo (o al menos en un año) una mejoría, sino por el contrario, que lo peor ya se está comenzando a sentir, por más que el discurso oficial diga que todo está bien.

En general, los empresarios del sector manufacturero llevan 24 meses sin considerar que la situación económica pueda mejorar, a pesar del Pacto por México y las reformas estructurales ya implementadas y puestas en funcionamiento.

A pregunta expresa: “Comparando la situación actual del país y de su empresa con la de hace un año, ¿cree que este es el momento adecuado para que se realicen inversiones?”.

Anuncios

De las tres opciones que existen 1) Sí, 2) No y 3) No sabe, la gran mayoría de los tomadores de decisiones dieron un No como respuesta. El indicador de esta pregunta cae -5.5% en el sector manufacturero, -5.7% en el comercio y se va en caída libre en el sector construcción con un -12.6%.

Peor aún, cuando a los empresarios se les pregunta: “¿cómo considera usted que será la situación económica del país dentro de 12 meses, respecto a la actual?” Los empresarios pueden responder: 1) Mucho mejor, 2) Mejor, 3) Igual, 4) Peor y 5) Mucho peor. En este caso la mayoría de las respuestas se ubicaron entre 4) Peor y 5) Mucho peor, ya que el indicador de esta pregunta cae en el sector manufacturero -5.5%, en el de la construcción -5.8% y la del sector construcción se hunde con un -9.3%.

Y mientras que el discurso oficial llama a la unidad nacional, a que se compre lo hecho en el país, a que los mexicanos “saquen la garra” y le “echen ganas”, en los datos duros y fríos nada parece mejorar, todo parado, todo detenido, nada se mueve, la generación de empleos congelada y las familias cayendo en serias dificultades para afrontar sus compromisos económicos.

Anuncios

Respecto a las condiciones del corto y mediano plazo nadie sabe nada de nada, donde la incertidumbre comienza a apoderarse de los sectores de la economía. Esa sería la mejor descripción de la economía mexicana en estos momentos: incertidumbre. Y si ni siquiera los tomadores de decisiones compran el discurso de unidad nacional vendido por la actual administración, entonces sí llegó el momento de preocuparnos y de ocuparnos.