Apenas comienza marzo, pero la percepción y confianza de los consumidores sobre el rumbo de la economía no hace más que empeorar. Si anteriormente veíamos que la mayoría de los empresarios consideran que el actual momento es el menos idóneo para invertir, los consumidores saben que la situación actual es peor al menos que como estaban el año anterior.

Anuncios

En la más reciente publicación del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) correspondiente al mes de febrero, los comparativos anuales de índice siguen con su tendencia hacia el suelo. La variación anual de febrero 2017 vs. febrero 2016 registra una caída del 14.4%. Al analizar el interior de los componentes del indicador, todos registran drásticas caídas vs.

Anuncios

el mismo período de 2016.

Cuando se le pregunta al consumidor acerca de la situación económica del país, comparada con la de hace 12 meses, el componente registra una caída de -20.1%, y lo más preocupante es que cuando al consumidor se le pregunta acerca de la situación económica del país esperada dentro de 12 meses respecto a la actual, el índice cae -22.8% respecto del mismo mes del año anterior.

Respecto a temas de consumo de productos y bienes de consumo duradero, (posibilidades en el momento actual de los integrantes del hogar comparadas con las de hace un año, para realizar compras de muebles, televisor, lavadora, otros aparatos electrodomésticos, etc) el índice sufre una reducción de -15.2% vs. febrero de 2016.

Dentro de los índices complementarios de la Encuesta Nacional de Confianza del Consumidor (ENCO), los rubros que registran niveles de preocupación son los relacionados a la inflación, el consumo y turismo doméstico. Cuando se inquiere al consumidor sobre las posibilidades económicas para salir de vacaciones de los miembros del hogar durante los próximos 12 meses, el componente cae -17.2%, en el tema relacionado a las posibilidades actuales de comprar ropa, zapatos, alimentos, etc., comparadas con las de hace un año, el rubro registra una caída de -17.6%,.

Anuncios

Pero cuando al consumidor se le pregunta acerca de la comparación con el año pasado, de cómo cree que se comporten los precios en el país en los siguientes 12 meses, el componente se desploma con una caída del -32%. El alza en los niveles de precios ya se siente en los bolsillos.

Aquellos que le apuestan a que el mercado interno salve a México, y a que se consuma lo hecho en nuestro país, tendrán que ver (literalmente) a qué precio estarán dispuestos a vender sus productos, y hasta qué grado quieren ver disminuidas sus ganancias. ¡Claro! eso en caso de que les importe un bledo México, de no ser así, no se preocupen, las cosas seguirán igual, o posiblemente peor. #Enrique Peña Nieto