El nacionalismo, como se mencionó en un artículo anterior, es un sentimiento de preeminencia, en donde el fortalecimiento interno del país es fundamental, al igual que exaltar los volares nacionales. En cierta medida esto es parte importante para el desarrollo de un país, sin embargo.

¿Qué ocurre cuando el nacionalismo se torna extremo?

La base del nacionalismo es generar movimiento en mercados internos, es decir, promover el consumo nacional para impulsar el Estado, pero, cuando se cierran o se imponen medidas restrictivas para las demás naciones, el mercado cierra paulatinamente sus puertas ante el mundo lo cual se vuelve una contradicción para el mundo globalizado que hoy en día existe y, la meta inicial del nacionalismo se vuelve inalcanzable.

Anuncios
Anuncios

Acontecimientos como la victoria del candidato republicano #Donald Trump, quien busca implantar medidas proteccionistas, o, el referéndum a favor de la salida de Reino Unido ante la Unión Europea son muestra de los nuevos paradigmas que el mundo está viviendo.

TLCAN en México

Parte de las nuevas políticas del presidente Donald Trump se basan en este modelo nacionalista, por lo cual pide la revisión y en consecuencia, una negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (#TLCAN) con una visión más restrictiva, mas es necesario abordar este tema desde una óptica conveniente, un tratado debe ser evolutivo y favorable para todas las partes involucradas, por lo cual esta es una oportunidad para mirar hacia otros rincones del mundo, teniendo por resultado la diversificación del comercio y la ruptura de una dependencia hacia una entidad económica.

Anuncios

¿Cómo aprovechar esta oportunidad?

Esta tarea no es sencilla, estrategias “inter- institucionales” donde las dependencias gubernamentales deben crear un plan conjunto de forma estructural, así como buscar una prospectiva favorable en varios escenarios e indiscutiblemente, apoyar al mercado interno para generar calidad de exportación es, vital.

Los incentivos al sector primario, así como el impulso al sector secundario son clave para un crecimiento microeconómico de México, dando como efecto, los cimientos para un incremento significativo en la macroeconomía, con esto se genera un desempeño sostenido y un desarrollo económico poblacional.

Nada es claro en estos en estos tiempos, por lo que la nación debe prepararse ante cualquier situación y de esta forma ser competente ante el mundo a pesar de las dificultades que se avecinen.