El pasado 19 de abril, #General Motors dijo que se vio obligado a dejar de operar en #Venezuela luego de que una de sus plantas fuera ilegalmente incautada por las autoridades locales. La incautación, en el centro industrial de Valencia, se produjo en medio de una profunda crisis económica y política que en cuestión de semanas, ha provocado varias protestas.

Si bien no hubo detalles sobre la incautación, se dijo que la instalación "fue inesperadamente tomada por las autoridades, impidiendo las operaciones normales" y declararon que otros activos, como vehículos, también fueron tomados.

Anunciado "cesación inmediata de sus operaciones en el país", General Motors acusó a los funcionarios locales de causar "daños irreparables" a la compañía y a los 2 mil 678 trabajadores y a los 79 distribuidores en el país.

Anuncios
Anuncios

A pesar de lo acontecido, agregó que confiaban en que "la justicia finalmente sería servida, y que espera continuar liderando el mercado venezolano".

La crisis venezolana

Desde el colapso en los precios mundiales del petróleo en 2014, Venezuela ha estado sumergida en una crisis económica y política; la inflación y la escasez de suministros han dejado largas filas en tiendas de todo el país. Muchos venezolanos sufren la falta de alimentos, agua, medicamentos y otros suministros esenciales.

Aunado a lo anterior, luego de que el Tribunal Supremo del país intentara despojar al parlamento controlado por la oposición de sus poderes, las protestas en todo el país se dispararon.

La decisión de la corte fue revertida más tarde, pero no antes de que la gente saliera a las calles exigiendo elecciones que creían que eliminaría a su gobierno cada vez más dictatorial.

Las protestas

El gobierno venezolano ha utilizado gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a los manifestantes, dos personas perdieron la vida y cientos fueron arrestados durante los enfrentamientos.

Anuncios

En las últimas 3 semanas, por lo menos siete personas han muerto.

El Secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, dijo a la prensa, "Nos preocupa que el gobierno de Maduro esté violando su propia constitución y no permita que la oposición se haga oír, ni permita que se organicen de una manera que exprese las opiniones del pueblo venezolano".

La industria automovilística

En Venezuela, la industria automovilística, ha estado en caída y ha sido afectada por falta de materia prima, esto consecuencia de los controles monetarios complejos, dejando a la producción estancada.

Sin embargo, no es la primera vez que sucede. En 2014, el gobierno venezolano se apoderó de las fábricas anunciado la adquisición "temporal" de 2 plantas pertenecientes a los productos de limpieza estadounidense "Clorox Co", que abandonó el país. #Nicolás Maduro