Los años universitarios a principios de los noventa prolongaron una etapa espléndida para los jóvenes de seguir abriendo, por la inducción de la carrera, el interés por el mundo. Siempre con un espíritu progresista opuesto a la interminable corrupción de élites, cuyos manejos no resuelven los mismos escollos que se descubren siempre con la lente de la verdad.

La casa de estudios, el alma mater, sirve como un refugio para quienes tienen la vida menos trazada; son ideales también para nivelarnos en un contexto y procurar en ello el interés en causas lo mismo culturales que científicas; sirve para relacionarse y hacer matrimonios y amistades.

Anuncios
Anuncios

El estacionamiento de entonces desbordaba con la presencia de invasores de muchos estados del país. Todos fuimos sumergidos en las aguas de un México aún muy ignorante, que no ha sabido administrarse y evitar la explosión demográfica; algo de lo cual ya nos estaban advirtiendo desde mucho antes.

La desproporción en la sociedad ha causado la esquizofrenia de un sistema que viola los valores del progreso y rompe el juramento por defender al menos favorecido. Queda como remedio escapar del tedio en la Ciudad de México y recomendar la visita a la #Fábrica de la Aurora, en #San Miguel de Allende.

Fíjense como pese a tanta educación continua, ello no ha derivado en un segmento de la sociedad que se tome el arte en serio y disponga de los recursos necesarios para sustentar un estilo de vida, de la mano del buen gusto.

Anuncios

Esto es así como hemos explicado, desde el jardín del arte y hasta el Museo de Arte Moderno.

Esto es así en cualquier otra ciudad del país, menos en Guanajuato. Ahí diversas familias han confabulado para transitar a la post modernidad, rediseñando una fábrica de textiles, para convertirla en un centro comercial dedicado solamente al interiorismo. Sólo en la Feria del MACO, como se ha visto, concurren en el mismo momento tantos artistas, comerciantes y teóricos clientes.

Así el turista puede caminar un poco más la ciudad antigua, siguiendo la luz de un circuito que dobla la montaña y desciende en un plano donde no hay ninguna otra cosa sino el arte, unas nuevas viviendas de clase media alta y la vegetación que le tira al jardín botánico del desierto.

Es obvio el alcance de este tipo de negocios cuyo afán permite la integración de restaurantes e incluso talleres, en los cuales los artistas que viven en la región, están al mismo tiempo: creando sus obras maestras y atendiendo a los clientes potenciales husmeando aquí y ahí.

Anuncios

Sentimos la imposibilidad de que se vendan tantas pinturas, esculturas y arte objeto; sin embargo, es cierto que aparte del nivel aparente de ciertos barrios en San Miguel, no estamos conscientes de cuántos fraccionamientos privados se están desarrollando y que tantas necesidades tengan estos innovadores para dedicarse a buscar la bueno, lo bonito y lo barato.

Se siente uno abrumado porque ni aún en semejante escenario se antoja un ambiente jubiloso, no incluso en sábado de gloria. Se percibe acaso un ambiente sobrio más bohemio, que podría derivar en otro tipo de show cultural complementario.

Nosotros fuimos educados para defender nuestro derecho a aspirar al ensueño del buen gusto y así, place caminar por la antigua fábrica liberados del yugo, más no se escapa uno de la nostalgia en la degradación de las formas y pesa más la tendencia hacia la máquina de la moda que a la expresión de los sentimientos de un artista en el Siglo XXI.

Desde hace mas de 10 años se presenta este museo alternativo como un polo de influencia latente para quién visita la entidad. Este es el modo más aterrizado de una economía que nos identifica como mexicanos por las cosas que compramos para decorar el interior de nuestras moradas.

No se necesita ser millonario, ni haber estudiado de más para saber que deberíamos hacernos de bienes y muebles nacionales para cobijar nuestros espacios y espiraciones; así sustentamos una sintonía económica versada en el sentido de pertenencia, sea que paguemos en una tienda exclusiva o en un legítimo mercado de artesanías. #turista nacional