Esta semana la Junta de Gobernación del Banco de México (Banxico), advierte la probabilidad de riesgos a la estabilidad económica nacional, por la incertidumbre política que enfrenta México hacia los siguientes meses, cuando inicien los comicios para las elecciones 2018. Mientras tanto, el presidente Peña Nieto, tras la reunión del G20, declara acuerdos para la renegociación del TLCAN.

Trump, el gran desestabilizador extranjero

Las redes sociales avivan el debate sobre la actitud del presidente Peña, ante las declaraciones públicas del presidente Trump, cuando este último vuelve a insinuar que México pagará el muro.

Esto me hizo recordar la legendaria entrevista que Carlos Marín hizo al presidente Peña, para Milenio en septiembre de 2016, cuando el entonces candidato presidencial de EUA visitó México y la actitud del presidente Peña para con su homónimo fue, igual que ahora, poco aceptada por la población mexicana.

Anuncios
Anuncios

Entonces, el presidente reafirmó su compromiso de velar por México y los mexicanos; dijo que, incluso a costo de su ya reducida popularidad, la estridencia es una opción que no podemos elegir, que debemos preferir el diálogo.

"Como adultos responsables debemos comprender que contestar la estridencia con más estridencia nos conduciría a un solo lugar: la violencia. En medio de la estridencia es dónde se pone a prueba el significado práctico de la tolerancia, y es ahí que como sujetos civilizados debemos desechar los insultos y concentrarnos en soluciones".

Debemos asimilar la actitud apropiada que ha tomado el presidente Peña al anteponer la estabilidad económica nacional buscando y concretando puntos de acuerdo en asuntos como empleo migrante y seguridad, rumbo a las renegociaciones del TLCAN, antes que caer en los juegos de palabras del mandatario norteamericano.

Anuncios

Desestabilizadores nacionales

Desde su campaña presidencial en el 2016, Trump generó un efecto de aversión mercantil hacia México, el costo fue que la moneda mexicana estableciera y rompiera varias veces los récords de devaluación frente al #Dólar americano y aunque el peso mexicano ha avanzado un poco a los últimos meses, vuelve a estar vulnerable y nuevamente por asuntos electorales.

Esta vez se trata de las elecciones 2018, en las que se elegirá al nuevo presidente de México, proceso que arrancará oficialmente en otoño de este año. Sin embargo, Banxico ya califica al proceso electoral en sí mismo como un nuevo agente de riesgo para la economía nacional, que puede nuevamente llevar a la baja al crecimiento económico.

Este riesgo de desaceleración económica es fácil de argumentar, cuando es bien conocida la estrategia típica electoral usual de descalificar al oponente, antes que proponer soluciones a las problemáticas sociales, volviendo muy certera la descripción de guerra electoral y aquí aún no comienza el proceso electoral oficial y varios ya se la declararon.

Anuncios

Olvidamos que los inversores no quieren poner su dinero en un país en guerra.

Es buen momento para rectificar las actitudes políticas con las que desarrollaremos los comicios electorales del próximo año, pues el camino de la estridencia le cuesta mucho al país, literalmente. #Elecciones2018 #TLCAN #Enrique Peña Nieto #Donald Trump