¿Cuántas personas conocemos que viven en cuarto pequeñito, junto a sus hijos y comparten vivienda con sus familiares? Casas a las que se le agregan pisos y cuartos, con tal de que todos tengan un espacio donde vivir. En nuestro país esto es algo muy común, pocos pueden darse el lujo de rentar un departamento o hacerse de una casa propia sin valerse de una herencia. Para lograrlo es casi imposible no requerir la ayuda de Infonavit, Fovisste, el Invi o el cofinanciamiento con bancos, a menos que tengas ingresos como los de nuestra primera dama y ya tengas tu casita blanca en las lomas.

Datos del INEGI

Según datos del INEGI más de 7 millones de personas en México ganan $73.04 pesos diarios, lo cual se traduce en ingresos mensuales de dos mil a tres mil pesos, de los cuales la mayoría se van entre pasajes y comida, sumado a esto la renta de su vivienda.

Anuncios
Anuncios

Y si formas parte de la gente que gana un poquito mejor, está perfecto porque para ti es más fácil adquirir un bien inmueble, pero la realidad es que nunca pagarás menos de lo doble del valor del #crédito solicitado. Porque así funcionan los #Bancos.

Te invito a realizar el ejercicio en la página de la Conducef, en la cual por dos millones de pesos que solicites te requieren ingresos de $20 mil hasta $50 mil pesos, un desembolso inicial de mínimo el 20 por cierto y al final de tu crédito terminas cubriendo casi cuatro millones por la tasa de interés que manejan. Si estás en búsqueda de tu casa porque necesitas independencia, crecer junto a tu familia en un espacio propio, ve pensando en qué opción es la más rentable para solicitar un crédito. Pero si eres joven millennial, como yo, y crees que tú no lo necesitas porque nunca te vas a casar y te la pasarás viajando toda tu vida, te invito a que te quedes otro rato.

Anuncios

La generación millennial y las pensiones

Nadie nos explicó que la realidad financiera es así y si no aprovechamos el tiempo viviremos rentando toda nuestra vida, con hijos o sin ellos. Ahora bien, como generación millennial se nos viene encima que en 25 años más ya no alcanzaremos pensiones y, ¿cómo aseguraremos nuestro futuro? Es cierto que somos la generación más comprometida con el cambio social y que si de nosotros dependiera trabajar hasta la muerte lo haríamos, pero, ¿si no podemos? ¿Qué tipo de opciones nos quedan para garantizar ingresos?

Lo que he aprendí en los últimos dos años y quiero compartirte es que en las inversiones inmobiliarias está la clave y que si nos ponemos listos y listas podremos garantizar nuestra vejez con base en el arrendamiento. Comprar casas para ponerlas a rentar, es la inversión mejor consolidada y más segura actualmente. Así que si no habías pensado en solicitar un crédito hipotecario, te invito a que hagas el esfuerzo e inviertas tu dinero en algo que a la larga te beneficiará y convertirás tus ingresos pasivos en ingresos activos. #jóvenes