Si usted es mexicano o vive en México le propongo haga el siguiente ejercicio de imaginación. Figúrese que el precio del kilo de tortillas, que hoy está digamos en 11 pesos, en una semana esté en 17 pesos y en un mes en 30 pesos.

En esa frecuencia y proporción escalan los precios en Venezuela, de productos tan básicos como el arroz, la pasta precocida, la harina de maíz o los huevos.

Luego de 4 años de profunda crisis social, política y económica y después de al menos 15 años de deterioro progresivo del aparato productivo local, la economía venezolana naufraga ante la mirada perpleja de la comunidad internacional.

Inflación disparada en 2017

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se espera que la inflación anualizada de 2017 sea superior al 700%.

Anuncios
Anuncios

Eso quiere decir que aquellas tortillas que costaban 11 pesos el kilo en diciembre pasado, para diciembre de 2017 costarían al menos 88.

Pero para sumarle al problema, la escasez generada por falta de divisas para importar y destrucción de la empresa local (mediante expropiaciones, quiebras propiciadas o empresas fantasma), genera mafias que controlan la distribución de los alimentos que produce-importa el #Gobierno.

Los conocidos CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción), tienen la función de hacer una repartición equitativa y justa de los alimentos en tiempos de recorte. Pero las mafias antes mencionadas distribuyen a discreción esos insumos, cobrando por ellos muchas veces más de su valor original.

En esta realidad, el gobierno de Nicolás Maduro aumenta sistemáticamente los salarios, pues tiene control sobre el banco emisor del papel moneda en el país.

Anuncios

Produce billetes sin respaldo. Sólo en lo que va de año el salario mínimo se ha ajustado 3 veces, hasta llegar a los 97 mil 531 bolívares. No le parecerá mucho si calcula que un empaque de 30 huevos vale 20 mil bolívares a la fecha.

Precio del petróleo y dólar paralelo

Los precios del petróleo venezolano, que por años estuvieron cerca de los 100 dólares el barril, cayeron hace 4 años hasta 30 o 40. Además, con un endeudamiento interno y externo mil millonario, la divisa americana se volvió muy escasa y en consecuencia muy costosa, en un país que tiene 14 años de control cambiario (el Estado determina cuántas y a qué precio vende sus divisas a las empresas y público en general).

Y se preguntarán, eso qué tiene que ver. Pues que en un país donde no se produce nada, todo se importa. Y si hay pocos dólares para importar, hay que establecer prioridades y desatender sectores.

La divisa preferencial se utiliza para rubros como alimentos y medicinas. Pero es creciente el número de escándalos de corrupción que indican el desvío fondos para abastecer un mercado de dólar paralelo, que por ser muy limitado tiene altos precios en bolívares.

Anuncios

Es ahí donde el empresario privado debe obtener la mayoría de sus divisas, para importar materia prima o producto terminado, y trasladar luego ese costo al consumidor final.

El círculo de la mala política económica

Entonces cómo llegamos a un salario mínimo de 9 dólares. Aquí les va.

Al haber poca producción de insumos básicos y pocos dólares, producto de deudas y bajos precios del petróleo, se incrementan los precios de lo que se puede conseguir. Las mafias acaparan y discriminan la distribución de esos insumos, por lo que su precio se eleva especulativamente.

El Gobierno aumenta los salarios, valiéndose de la producción de papel moneda sin soporte, y con fines netamente políticos. El exceso de dinero circulante empuja nuevamente los precios, porque ante la urgencia de cubrir necesidades básicas, en un clima de desabastecimiento, si se tiene más dinero se paga más por el producto que se requiere.

Finalmente, en esta rueda el dólar escaso que llega al mercado informal, sube y sube pues tanto empresarios como particulares, buscan cambiar bolívares por dólares para proteger su capital.

Y es así cómo se hace la "magia" de la política económica de Nicolás Maduro. Uno. Con un salario mínimo para julio 2017 de 97 mil 531 bolívares. Dos. Con un dólar paralelo en 10 mil 389 bolívares, por unidad de divisa americana. Y tres. Sólo haga la división que le devolverá el número mágico: 9. #inflación #Crisis Venezuela