Anuncios
Anuncios

No es una novedad la pasión política y el compromiso social del empresario mexicano Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, según la tradicional clasifica de la revista Forbes. Slim tampoco se olvida de sus orígenes y ha siempre dedicado atención a su país natal. A través de una de sus fundaciones, el empresario donará 150 millones de dólares para el Fondo de desastres naturales mexicano (Fonden). Esta inyección de capital será destinada a los trabajos de reconstrucción [VIDEO] y rehabilitación de las infraestructuras públicas que se han visto dañadas – y en algunos casos completamente destruidas – por los terremotos del mes de septiembre.

Anuncios

El gobierno mexicano ha pedido ayuda a los institutos de crédito y finanzas para activar los trabajos de reconstrucción, ya que la población de las zonas más afectadas no puede esperar para agilizar las actividades laborales. En ese sentido, el coordinador nacional de la Protección civil, Luis Felipe Puente, y el responsable del programa de desarrollo sostenible en Brasil del Banco Mundial, Gregor Wolf, tuvieron una reunión. Sin embargo, es determinante el peso - por su inmediatez - de donaciones privadas como la de Slim.

Un salario para las amas de casa

En una conferencia internacional llamada "México Cumbre de Negocios" en la ciudad de San Luis Potosì, Slim propuso sustituir los gastos sociales del Estado mexicano con una compensación a las familias, para que cada quien pueda administrar sus necesidades de la mejor manera.

Anuncios

De acuerdo a Slim, las amas de casa tienen la capacidad y el sentido común para usar los recursos que el Estado destina a la salud y la educación y que quizás se pierden entre burocracia y corrupción.

Los efectos de la corrupción

En un país profundamente corrupto como lo es México, probablemente no conviene invertir dinero en los gastos sociales. Muchas veces este dinero termina en los bolsillos de los funcionarios o poco queda realmente para los ciudadanos. Una solución podría ser llevarlo directamente – en forma de salario mensual – a las familias. “El gasto social y los programas de subsidios tienen que ser revisados. Algunos de estos tienen una estructura que es extremadamente burocrática, están enfermos de corrupción y de clientelismo. Es mejor entregar un salarios, por ejemplo a las amas de casa, y que sean ellas quienes decidan cómo distribuir los gastos. Sería mucho menos costoso y más efectivo de los actuales programas sociales”, ha explicado Slim, quien también es presidente honorario del Grupo Carso.

Anuncios

Las oportunidades de los últimos 20 años

Para Slim el welfare mexicano también debería introducir una indemnización para los desempleados. “Y que sea la jefa de la casa – añadió – la que decida a quién tiene que destinarse esa cifra”. El empresario pide que se eliminen los programas de asistencia social como están concebidos hasta ahora. El empresario ha notado que los grandes flujos de capital de los últimos 20 años, que han llegado gracias a iniciativas como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (que el presidente Donald Trump [VIDEO]podría interrumpir) no han sido aprovechados en forma productiva por el mercado mexicano. En este momento, y a pesar de las posibilidades, en México se importa mucho más de lo que se exporta. “Sigo insistiendo que hay que pensar en la economía interna, en el sector nacional. Hay que buscar la forma para que se invierta mucho más”, dijo Slim. El gran déficit comercial de México creció a causa de la importación de los bienes de consumo, en cambio hay que conseguir un método para fortalecer la producción interna mexicana. Y es que en cuestión de números y productividad económica, quizás la fórmula de Slim es la vencedora. #Terremoto #Empleo