Ser Freelance conlleva algunas ventajas o beneficios que bien cuidados, pueden llegar a ser muy útiles en la vida diaria.

Para ser #Freelance, la primera virtud con que se debe de contar es ser bastante organizado y comprometido con la causa.

Organizar tu tiempo y tu propio ritmo de trabajo, es complicado y requiere de mucho compromiso personal.

En caso de ser mujer y tener hijos, esta libertad de tiempo es bastante bien recibida, ya que les permite estar atenta a las necesidades escolares de sus pequeños.

Las enfermedades de sus hijos, compromisos escolares o sociales son bien manejados, con la ayuda de un teléfono celular con acceso a internet.

Poder tener ingresos económicos acordes al esfuerzo invertido, es otra gran ventaja.

Ser Freelance, te permite reconocer qué trabajo es conveniente llevar a cabo y que vaya acorde al presupuesto estimado.

Aunque en ocasiones esta elección no es del todo posible de llevar a cabo, generalmente el Freelance, tiene el conocimiento suficiente para valorar si ese trabajo le conviene realizarlo o dejarlo pasar.

En conclusión, ser Freelance tiene estas dos grandes ventajas; autonomía de tiempo y libertad financiera.

Sin embargo y como todo en esta vida, también existe el lado oscuro del trabajo que muchos no conocen o se niega a reconocer.

Es por ello que es muy importante conocer el otro lado de la moneda y no solo dejarnos llevar por las ventajas de este sistema de trabajo. #Derechos #México