No todo en la vida es cine y televisión. Hoy te voy a hablar de algo muy real y cotidiano: El día que fuiste a buscar trabajo.

Ya terminaste la carrera, y te preguntas: ¿Ahora qué sigue? Piensas que deberías buscar trabajo, y que gracias a tus estudios, esto será muy fácil: Primer error. Buscas en todos lados, perfeccionas tu currículum, lo adornas lo más que puedes. Metes los proyectos en los que has participado, el nivel de los idiomas que sabes, los cursos que has hecho, etc.

Y finalmente acudes a una entrevista de trabajo en una empresa francesa (cuyo nombre, no será revelado) y piensas que es una buena oportunidad para poner en práctica lo que te gusta: redactar, investigar, proponer ideas.

Anuncios
Anuncios

Además, es francesa, el ambiente laboral tiene que ser bueno: Segundo error.

Te hacen dos pruebas: Escribir un artículo de por lo menos cuatrocientos caracteres y hacer una lista de ideas sobre cómo levantar una página de belleza. Haces las dos, y tienes que esperar a que regrese de comer la otra trabajadora francesa. Más de treinta minutos después, tienen noticias para ti.

Aunque las actividades del trabajo sí coinciden con tus intereses, el ambiente no es lo que esperas. Tus actividades corresponderían a una pasantía, por lo que tus ganancias mensuales sólo alcanzarían los tres mil pesos. Cualquiera esperaría trabajar máximo cuatro horas diarias con ese sueldo; pero no, esta empresa francesa te ofrece un horario de 8:45 am a 19:00 pm. Piensas, es demasiado, y además, esa no es la peor parte, te dicen que tú serás responsable de encontrar la forma de financiar tu pasantía, ya sea que busques una beca en la universidad o lo que sea.

Anuncios

La verdad, el empleador no se muestra muy interesado en los trámites que tengas que hacer o el tiempo que le tengas que invertir a esto; pues te deja claro que lo único que quiere es no pagar los impuestos que debería pagar si contratara empleados con todas las prestaciones. Además, dice que tu laptop no le gusta, tienes que formatearla para que sea más rápida, pues el tiempo perdido a la semana con un ordenador lento es ¡simplemente es inconcebible!

Y pasa lo que ya era de esperarse: Rechazas el trabajo, ¡primer acierto! (Porque todavía sientes un poco de amor por la vida y por ti mismo). Pero no dejas de pensar: "¿habrá quien sí acepte trabajar bajo estas condiciones?". Un estudiante no podría, por la disponibilidad de horario, y alguien con un poco de experiencia, suele buscar algo con más potencial.

Lo más triste es el hecho de que #Empresas Extranjeras vengan a México a ofrecer empleos con peores condiciones que las peores empresas nacionales. El sólo hecho de pretender evadir impuestos en un país extranjero, un país como México, es razón para salir huyendo.

Anuncios

Según una nota publicada en E-Consulta, la mayoría de las empresas que evaden impuestos en México son grandes empresas extranjeras. La firma que describo no es grande; pero ha venido a México, ¿para qué? Su aporte es insignificante tomando en cuenta que no es gran generadora de empleos, el horario y sueldo no son equitativos y ni siquiera da prestaciones.

No tiene nada de malo aspirar a trabajar en una empresa, pero como joven, ¿tienes claro lo que estás dispuesto y no a hacer? El hecho de que los aspirantes no valoren su tiempo como se merece es un factor del que las empresas se aprovechan, además de la desesperación. Por ello, antes de buscar trabajo, analiza cuáles son tus aspiraciones mínimas según tu perfil. Y si es un trabajo creativo, recuerda que la ideas valen mucho más de que te quieren hacer creer. #BuscarTrabajo #Estudiantes