Conversaba en días recientes con un socio, suena bien llamarlo así, aunque técnicamente aún no lo sea. El recurrió a una frase que me dio vuelta en la cabeza durante casi una semana. Hablábamos del #desempleo. La frase en cuestión fue “no busques trabajo, ofrécelo”. Desde entonces analizo las diferentes consideraciones del tema por lo que no resistí escribir y compartir con ustedes sobre él.

Hoy en día buscar trabajo es verdaderamente un trabajo. Es desgastante y angustiante. Muchos prefieren quedarse en la llamada #‘zonadeconfort’, aunque en realidad no estén conformes en sus empleos. ¿Miedo?, ¿Necesidad? Puede ser. Pero ese no es el punto de esta publicación.

Anuncios
Anuncios

No creer ni dejar de creer

Llevo meses escuchando la ya popular frase, “en la universidad no te enseñan a generar empleo, sino a buscarlo”. Pueden decir lo que sea, pero, ¿saben qué?, es verdad. Luego, autores como #RobertKiyosaki o #HarvEker, han hecho el resto. Ya no basta con tener un papel que diga: Ingeniero en tal cosa. Puede ayudarte a conseguir #Empleo, pero no cambiará mucho tu suerte con el salario.

Ahora bien, vivimos en mundo que no se detiene a saludar a quien está a su lado. En las grandes ciudades, principalmente., la aceleración y la deshumanización son el pan nuestro de cada día. Los sistemas de vida te obligan a estar cada vez más preparado intelectualmente, más no así, a ser mejor persona. Lo que mi abuelita llamaba #DonDeGente.

Te preparas, haces postgrado, maestría o especialización.

Anuncios

Sales a la calle confiado que con eso bastará. Pues te tengo malas noticias, no siempre basta. Prepararse constantemente siempre debe estar en el abecedario de un profesional, pero no porque lo imponga el sistema o porque eso garantice que te irá mejor. No. Sino por un asunto de satisfacción personal. He allí el detalle.

Antes de emigrar de #Venezuela, un par de conocidos me dijeron “la crisis no es solo aquí, es mundial”. En parte es cierto. Si pudiera contar los cientos de conocidos que actualmente están sin empleo en diferentes partes de ##Latinoamérica, o laborando en “lo que sale”, no terminaría hoy. Si, ser inmigrante complica aún más este tema, pero tiene más que ver con una tendencia general a reducir costos, a preferir tener a un empleado que me cubra dos vacantes por el sueldo de uno. ATENCIÓN: Eso solo ocurre porque el mismo trabajador lo permite.

También tiene que ver con que el profesional cada vez más preparado se frustra con los pírricos salarios, y con la acentuada explotación. ¿Qué no la habían abolido?. Todo esto, genera la desorientación empresarial, obligada a contratar perfiles más bajos, tradicionalmente más dóciles a aceptar sus condiciones laborales.

Anuncios

¡Tranquilos!. No digo que sean todos los casos, pero si muchos.

La célebre frase

En fin. Entre la necesidad por un ingreso que te permita resolver las deudas básicas, la preparación que los nuevos tiempos exigen, los libros de motivación y libertad financiera, y las “palancas”, que muchas veces terminan decidiendo tu futuro laboral a favor o en contra, y sin importar si eras más o menos capacitado para un determinado cargo., terminas más confundido que al principio.

Cada quien toma sus decisiones. Yo después de muchos años, consideré que tras una importante experiencia en diferentes medios de comunicación y actividades afines, lo mejor es ser #empleador, o al menos, independiente. La búsqueda frenética sin resultados también te empuja a eso en muchos casos.

Es en ese momento cuando debes poner a prueba tus #conocimientos y #aptitudes. La actitud tampoco debe faltar. No creas que trabajarás menos, al contrario, laborarás mucho más. Pero la satisfacción es inigualable. Eso sí, es importante que hayas adquirido la experiencia como empleado. A menos que tengas una “palanca”, ir directamente al grado de empleador es muy complicado, y, además, poco recomendado.

En pocas palabras, visualízate desde el primer día para ser empleador, pero aprende lo necesario como empleado. Cuando busques trabajo, no te muestres desesperado. Al contrario, muéstrate como una solución del problema. Las posibilidades de contratación serán mayores. “no busques trabajo, ofrécelo”.

Sin miedo a los cambios

Si eres feliz trabajando para otro, no hay ningún problema. Disfrútalo. Pero aprende, nunca dejes de aprender porque, a fin de cuentas, los lazos laborales no son eternos. ¿y si mañana te despiden? Veo a muchos en esa situación no hallarse ante lo nuevo y desconocido.

En un mundo cada vez más #competido y menos #solidario, debes tener más y mejores armas para cuando llegue el momento de pelear por un puesto, o de convertirte en empleador. Suerte en tu búsqueda.

#LibertadFinanciera