El #Trabajo infantil es un mal que aqueja a la sociedad y repercute a futuro, ya que al ser menores que desempeñan labores descuidan sus estudios, lo que genera un círculo vicioso de pobreza, pues en el futuro no pueden acceder a empleos bien remunerados, perdiendo el país competitividad y productividad a largo plazo.

De acuerdo con el Artículo 32 de la Convención sobre los Derechos de los Niños, éstos deben ser protegidos de la #explotación laboral, además de evitar que desempeñen trabajos que puedan hacerles daño por el riesgo a accidentes o que no permita que tomen una educación adecuada.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de la población infantil, que comprende niños y niñas de 5 a 17 años, 9 de cada 100 trabajan, lo cual asciende a poco más de 2.5 millones a nivel nacional, de estos, el 70% con niños y el 30% niñas.

Anuncios
Anuncios

De los 2.5 millones de niños trabajadores, 9 de cada 10 labora en actividades consideradas como no permitidas, es decir, están muy por debajo de la edad para desempeñar dicho trabajo, o bien son actividades consideradas como peligrosas por la Ley Federal del Trabajo.

De acuerdo con las leyes en México, los niños de 5 a 11 años no deben realizar trabajo alguno, mientras que aquellos que comprenden de los 12 a los 14 años pueden realizar labores ligeras que no perjudiquen a su salud, su desarrollo o interfiera con su asistencia escolar, mientras que los mayores de esta edad pueden tener un trabajo regular, siempre y cuando no afecte sus actividades escolares y no este considerado como peligroso.

Las estadísticas revelan que de todos los niños trabajadores, sólo 6 de cada 10 reciben un pago como subordinados, los otros 3 no tienen un sueldo y el restante trabaja por cuenta propia, siendo las áreas de mayor ocupación de los menores la agropecuaria, servicios y el comercio.

Anuncios

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define como trabajo ligero aquel que se desempeña de 1 a 14 horas a la semana, ya que se considera este rango como adecuado para que un menor pueda continuar con su asistencia escolar y tener tiempo libre para actividades recreativas.

En el caso de la Ley Federal del Trabajo en su Artículo 177, señala que un menor de 16 años no puede trabajar mas de 6 horas diarias, dividiendo sus labores en dos lapsos de tres horas cada uno, y de acuerdo con las estadísticas del INEGI, en México tres de cada 10 niños cumplen con esto, mientras que de los restantes, 3.5 trabajan hasta 36 horas y el 3.5 final labora más de 36 horas a la semana. #infantes