Anuncios
Anuncios

Las Estrellas Michelin han premiado por 90 años a lo mejor de la comida en todo el mundo. Este sello de calidad surge cuando los hermanos Michelin (sí, los mismos de los neumáticos) tenían en mente producir un libro para conductores, donde podría encontrar mapas con los lugares para hacer cambio de neumáticos, gasolineras, entre otros lugares similares; algo así como el Google Maps de aquel entonces.

Fue tal su éxito que años después se convirtió en un sello de calidad, que busca la originalidad y calidad respecto a la comida [VIDEO] ofrecida en los restaurantes, en donde se otorgan de una a tres estrellas. Tener una de éstas significa que es un gran restaurante en su categoría, dos significa excelencia en la comida y tres que es recomendable viajar a donde sea, para una experiencia de otro mundo.

Anuncios

¿Es rentable ser galardonado con este sello de calidad?

Tener una, dos o tres estrellas es un gran atractivo para los clientes, lo cual detona el alza en la facturación; sin embargo al tener más demanda debes de contratar a más personas y no sólo eso, la materia prima debe ser más diversa, lo que significa una inversión importante. Al saber administrar los recursos e invertir de manera apropiada se ganará una rentabilidad de entre dos y quince por ciento.

La presión

Los #restaurantes galardonados recibirán inspecciones anónimas y por supuesto, una calificación de la cual dependerá la estancia de aquel restaurante, en la guía Michelin o no.

La presión recae sobre los chefs, en sus manos, en su originalidad y en su sazón; lo cual puede enloquecer hasta al más experimientado.

En 2003, el chef francés Bernard Loiseau cometió suicidio, luego de tratar de mantener los estándares de calidad, es decir, de conservar sus tres preciadas estrellas Michelin.

Anuncios

Existieron rumores en los que se decía que Loiseau perdería una de sus estrellas, situación que no pudo soportar el chef.

En 2016, otro chef francés Benoit Violier se suicidó, resultado de la presión que conlleva este tipo de reconocimientos.

Muchos cocineros que pueden presumir lograr esta distinción han renunciado a ella, para mejorar su calidad de vida; en esta situación encontramos Marco Pierre quien renunció a este sello, sin antes atacar a Michelin.

En 2005, Alain Senderens renunció a su carrera y a las estrellas que mantuvo durante 28 años.

Sin rentabilidad y con consecuencias desastrosas ¿crees que valga la pena luchar por este reconocimiento? ¿valdrá la pena? #Negocios #EstrellasMichelin