Dentro de las organizaciones existen colaboradores tóxicos, ese tipo de personas generalmente tienen buenos rendimientos y se desempeñan al 100% en sus actividades, por ende las empresas se topan cotidianamente con el dilema de no saber qué hacer con estos trabajadores, temen correrlos o llamarles la atención por el miedo de que se molesten y terminen marchándose de la empresa.

Esto suele pasar debido a que realmente son buenos gerentes, vendedores, contadores, mercadólogos, amigos o incluso familiares; pero este es un gran error que se repite en diferentes empresas. De acuerdo a varias investigaciones nacionales e internacionales, los resultados determinan que un empleado de este tipo sale muy costoso, a lo largo del año.

Anuncios
Anuncios

Es fundamental que estés consiente que un empleado catalogado como tóxico rompe y afecta negativamente el #ambiente laboral y - como consecuencia - se desatan una serie de fenómenos dañinos tales como: ausentismo laboral, bajo rendimiento en las áreas de la entidad económica, incertidumbre laboral, corto circuito en la comunicación.

Estos fenómenos causan a la institución severos problemas y grandes fallos con los empleados, proveedores, consumidores, socios, inversionistas [VIDEO], etc. Por consecuente la compañía empieza a caer en un clima laboral negativo, esto puede convertirse en un arma mortal para la sociedad.

¿Cómo saber si tienes Colaboradores tóxicos?

Para identificar si una institución tiene personas dañinas se pueden basar en los siguientes tres puntos:

Personas groseras

Se dejan llevar por la pasión del trabajo, tanto así que caen en la envidia y terminan por convertirse en personas groseras, a tal grado de menospreciar y dirigirse a sus compañeros con insultos.

Anuncios

Lo saben todo

Son individuos que sienten creer todo, son personas que siempre opinan de una forma destructiva, no aceptan sus errores y siempre responden con enojo.

Son dominantes

Marcan estrechamente su territorio denegando a sus compañeros el paso a dicha área. Hacen todo lo posible por opacar a todo colaborador que se comienza a destacar o a brillar por su buen desempeño. La meta de este tipo de personas es siempre ser el trabajador estrella a toda costa.

¿Qué hacer con este tipo de personas?

Solo existen dos opciones para solucionar este problema, la primera consiste en la detección de los tóxicos y ayudarlos a que cambien su actitud. La segunda opción trata de alejarse de estas personas, es decir, deshacerse de ellas, recordemos que es mejor perder a un miembro, que perder un imperio. #colaboradores toxicos #personas toxicas