Quienes transmiten credibilidad e inspiran confianza tienen un tanto a favor en cualquier situación por ejemplo: en una entrevista de trabajo, una negociación, una primera cita, una reunión de amigos, etc. Tú sabes que puedes confiar en ti mismo y en las personas de tu entorno obviamente lo saben, porque eres convincente, pero hay que tener cuidado con esa faceta.

La seguridad y credibilidad son dos factores íntimamente asociadas al triunfo personal y profesional, digamos, son dos virtudes que se tienen en cuenta para la persona que se tiene en frente de interlocutor.

Ojo, la credibilidad no se consigue con palabras dulces y bonitas, es como el cascarón que de repente se rompe si fallamos en algo. Una persona que tiene palabra y por sus hecho lo conocerás, es la carta presentación. Antes de comprometerse la persona honesta dirá si puede o no hacer determinada acción o trabajo, piensa en las ventajas y desventajas y comparte sus reservas. La honestidad es la base de la credibilidad. Pues ya conocemos al charlatán que quiere venderte pavo por gallina.

La persona con principios, recuerda que tiene valores y se mantiene fiel a ello. Los principios es otra virtud que se debe practicar siempre, no se puede criticar a una persona que es directa o muy sincera, eso sí, no confundamos la sinceridad con irse de boca, hay formas y formas de decir las cosas honestamente, no necesariamente debe ser chocante. Si practicamos la ética y la diplomacia hacia los demás sabremos que hemos ganado en nuestra credibilidad.

Una persona considerada que reconoce metas y logros en otros o que otras personas consideren lo que valemos como persona o como profesional es una distinción honorable, pero no caigamos en los halagos exagerados. Si, toda esa consideración nos ayuda a que nos aprecien o a apreciar a una persona, por lo tanto nos aumenta esa autoestima que necesitamos tener.

Una persona de carne y hueso que muestra su parte humana sin ofrecer una imagen intachable no es conveniente, todos nos equivocamos, es mejor ser humilde que nuestra soberbia llegue a jugarnos una mala pasada.

Tengamos en cuenta todos estos consejos si deseas o si se desea de otra persona para ganarse la confianza de los demás. #Psicología