"Todos somos vendedores".

Debemos ser realistas, siempre estamos vendiendo algo sin darnos cuenta, sea nuestra persona o nuestras ideas, o no? A veces lo conseguimos, otras veces no. Pero, ¿cómo logramos vender nuestras ideas a los demás con eficacia para que se interesen?

Aquí hay unas ideas que deseo compartir con todos vosotros:

1) Sabias palabras: Tu idea no vale ni un céntimo a menos que se la puedas vender a otra persona. Y para que eso suceda, debes estar convencido de que tu idea lo vale, es así de alto y claro.

2) Un problema bien planteado es un problema casi resuelto o sea investigar la causa del problema para plantear luego la idea en la solución

3) Nunca plantees la respuesta que brinda tu idea pueden llegar a tildarte como: a ver, ¿este de qué va?

4) Siempre se debe tener contar con información adicional que apoye la idea que tengas. Cuando se presenta una situación de manera clara la gente presta atención, escucha y comprenden mejor.

5) Como estratega, debes mencionar algo negativo para que tú puedas llevar a cabo tu idea como solución. Si eres comprensivo, honesto con la otra persona, no tienes posibilidades de que tu idea valga, o sea, matarás la idea que tenías para presentarle.

6) Es el momento de dejar claro los beneficios de tu idea, diles cómo mejorará las ventas y que en esta situación eres su mejor solución.

7) Una vez que mencionaste los beneficios, será la hora de mostrar las evidencias que prueban tu idea. Ver para creer. Apóyate con frases, metáforas si es necesario. Sé creativo al hablar, las frases nunca fallan y las estadísticas tampoco.

8) Posteriormente haz un resumen sobre la idea para redondear y luego rematar.

9) Siempre repite los beneficios de tu idea.

10) Proponerle pasos sencillos pero persuasivos al cliente, que a la vista del otro sea una solución no como una imposición, sino como algo práctico, llamativo y novedoso. Tú tienes la sartén por el mango. #Trabajo

"Una idea se gana con la investigación previa 
y no frente a un cliente que tengamos o interlocutor".