Quizás alguna vez escuchaste el Branding Personal, pero, ¿qué es en realidad? Vamos a separar lo que es el no y el sí en el Branding Personal.

Lo que NO es el Branding Personal
• Saber qué clase de ropa te queda bien o no y a la moda no es branding.
• Tampoco haberte cortado el cabello a la moda y llevar el mejor perfume .
• Haber estudiado una carrera profesional y que esperes que te haga exitoso sentadito en la silla, tampoco porque debes moverte por tus propios pies. 
• Eso de inventarse una personalidad de la que no eres realmente, tienes poco futuro, más, te diría, nada de futuro. 
• Copiarte una personalidad de un empresario o empresaria de moda para no ser menos, no es adecuado.
• Tener una labia para envolver a un futuro cliente mintiendo a veces para lograr tu propósito, tampoco.

Lo que SÍ es el Branding Personal


• Es conocerse a sí mismo identificando tus mayores dones y talentos. 
• Comunicando los mensajes de manera alta, clara y precisa es fundamental. 
• Hazte visible para la gente, no te escondas, sé tú misma/o, muestra tu propia personalidad. 
• Diferénciate de las demás personas estratégicamente, haz un plan. 
• Posiciónate profesionalmente. Eres un maestro, un artista plástico, un diseñador de modas, etc. trabaja y concéntrate en ello. 
• Crea demandas para que otros te conozcan.
• Busca que valoren tu talento cuando te contraten y tú le darás un servicio a cambio.

Identificar para otros que eres bueno en lo que haces, puede representar uno de los retos más importantes y complicados de tu vida porque debes ser hábil en todo sentido. Debes aplicar toda esta estrategia que te estoy dando si deseas tener una estrategia de Branding Personal.

Dice el refrán: No existe gran talento sin una gran voluntad

Tú no eres un producto, tu eres tu propia una marca
• Ya sabes que el producto se toca, pero claro que una marca se vive momento a momento, porque todos te tienen en la boca, en sus pensamientos. 
• Otra cosa es que tu producto se compre a buen mercado, pero no una marca porque se lucha día a día por conservarla.
• Tu producto se puede almacenar, pero una marca vive en el pensamiento del cliente si supiste ser estratégico al ofrecer lo que sabes hacer y que eres bueno para ello. 
• Quizás tu producto puede copiarse, lo vemos a cada rato en Dolce&Gabana, por ejemplo, pero tu marca es única e irrepetible tiene esa personalidad característica tuya que es imposible de imitar. 
• Tu producto tiene un determinado precio, pero tu marca tiene un valor incalculable que se puede comprar o no. La idea y los derechos te pertenecen a ti. 
• Al producto lo podes ver, pero es tu marca lo que representa ese producto. 
• El producto es un bien materia porque lo palpas con las manos o con la vista, pero la marca es una promesa que muestras a los demás que te seguirán.