La #Moda nos enseña sobre telas, diseños, estilismo pero claro, no todos saben vestir con estilo, con elegancia. No solo alcanza con el conocimiento de la elegancia en la moda. La gran Coco Chanel dijo: "La moda se compra, la elegancia se aprende."

El estilo es la expresión de vuestra individualidad, en consecuencia, de vuestra personalidad.

Tanto hombres como mujeres tenemos un estilo que lo manifestamos a través de nuestra personalidad. Existen 7 estilos diferentes: natural, clásico, elegante, romántico, creativo, seductor y dramático. Claro que se debe aprender a vestir con personalidad, lo que está diciendo en lenguaje no verbal sobre la elegancia de vuestro estilo definido.

Es habitual que coexista el estilo dominante y un estilo subalterno. El cual ambos señalan como un sello en vuestra personalidad y concluye en la manera en que nos conducimos, ya sea en nuestra profesión, en cómo hablamos, en los colores que seleccionamos en la vestimenta, también en las combinaciones que nos satisfacen, etc.

Hay personas que tienen estilo clásico, lo cual significa que la persona da una imagen relajada, cómoda, abierta, sencilla, evita la confusión y lo refleja en su vestimenta, o sea su personalidad es sobria, responsable, con muchísimas capacidades intelectuales

El mayor fallo consiste en desear "imitar" un estilo que no gozamos ni poseemos realmente. Siempre hay que ser auténtico o auténtica cuando nos vestimos. Todo detalle que usemos, nos identifica a través de las prendas que usamos. La imagen es todo.

El objetivo es que aprendan a brillar por su esencia, por su personalidad, no a disfrazarla. La vestimenta debe cumplir una función que es la de comunicar vuestra personalidad, no de disfrazarla, por eso hago hincapié en ello.

Los retos en cada persona son:

1. Desear cambiar el estilo que no concuerda con la personalidad.

2. No adoptar algo porque todo el mundo usa determinada prenda de vestir. Puede que a la otra persona le quede bien porque va con su personalidad, pero no con la vuestra.

Por todo lo expuesto, aprendamos a ser auténticos al vestirnos de acuerdo a nuestra personalidad. No imitemos, seamos personales, leales a nosotros mismos porque somos seres únicos, irrepetibles e individuales.