Si quieres proyectar seguridad y credibilidad en los negocios, es vital contar con una tarjeta de presentación. Es un símbolo de profesionalismo que identifica el rostro de la empresa con la cual se va a tratar. En la tarjeta debe constar en lo siguiente para confeccionarla y luego darle al futuro cliente: 1-.Cuando entregar la tarjeta. Cuando se inicia la conversación con el cliente, es cuando debes entregar la tarjeta, así se comienza la relación de un empresario con un cliente potencial. Pues allí estarán los datos de los nombres y la posición jerárquica nuestra dentro de la empresa. Aclaro, no es una tarjeta de visita, sino de presentación. 

2.-Tan impecable como tú. La presentación de la tarjeta, debe estar en excelente condiciones, esto es ni rayada, ni doblada, ni corregida con bolígrafo una dirección, puesto o teléfono de contacto porque se ve fatal y poco profesional. 3.-El protocolo para entregar la tarjeta. Debes entregar la tarjeta con la mano izquierda y con la derecha saludamos a la persona con quien vamos a hablar. Si la otra persona hace lo mismo que tú, solo unos segundo mirarás su tarjeta para saber con quién estarás hablando, no te sientes y te quedes mirando la tarjeta como si miraras una foto impactante.

4.-Dónde guardar la tarjeta de presentación. Tanto hombres como mujeres, el uso del tarjetero es indispensable, porque mantiene en buen estado nuestra tarjeta de presentación y eso te distinguirá del resto de los visitantes porque le estás dando el lugar merecido. 5.-La practicidad e información es indispensable. La tarjeta debe tener un 9x5 en cuanto a tamaño, el diseño debe ser un diseño único, irrepetible, pon tus datos, categoría o jerarquía, tu teléfono de contacto e e-mail. Nada más.

6.- Diseño de la tarjeta Debe ser un diseño que sea original, no pongas las siglas, eso es tema trillado, pon un logo serio, distintivo que identifique a la empresa que tienes o representas. 7.-No cometer el error de no tener tu tarjeta de presentación No cometas el error de decir, lo siento, en este momento se me han acabado las tarjetas de presentación, pero a penas las terminen te hago llegar una, te parece? Eso queda fatal. Eso pasó con una bodega hace poco con la Bodega Ferriño, que uno de sus empresarios le dijo a otra bodeguera que lo sentía que se le habían acabado su tarjeta de presentación y le dijo que confiara puesto que es una bodega de renombre, que no le iba a defraudar. Eso jamás puedes hacerlo. Es preferible posponer la cita hasta que tengas tu tarjeta de presentación. Siempre debes ser cauteloso en ese sentido, jamás te quedes sin tarjetas. #Psicología #Trabajo