Una encuesta en Yahoo España buscaba conocer la opinión de los #Niños y de los adultos sobre si cambiarían algo de su cuerpo. La respuesta de los mayores, seguramente la imaginas, pero la de los niños, te hará pensar.

Es verdad que los adultos nos preocupamos por la estética mucho más hoy en día, que antes; pues en épocas pasadas, las personas no vivían para el qué dirán, ni tampoco se preocupaban  por qué debían hacer si la piel envejecía. Nada era más importante que el trabajo y mantener a los niños, que la mujer limpiara, cocinara y se dedicara a la crianza de sus hijos, mientras el hombre salía a buscar el sustento para la casa. Tampoco había problemas conyugales como los hay ahora, que si la crisis, que si se debía estar impecables siempre, que se tenía que buscar ser independientes, y más.

Cuando los tiempos cambian, toda una sociedad cambia, y el modo de pensar también. Hoy en día, tanto hombres como mujeres, ya no se preocupan por criar a los hijos porque los dejan con sus abuelos o el ama de llaves, tampoco por cocinar, quizás preparan algo ligero para salir del paso.

Actualmente, tanto ambos sexos sólo tienen en mente el trabajo, ser buenos profesionistas, generar dinero y la cirugía estética, el botox, el gym y los cuidados para lucir siempre impecables, estos referidos a usar las mejores prendas para dar una buena imagen siempre. Y en lo que a pareja se refiere, suele haber más divorcios porque somos menos tolerantes.

Sin embargo, esta encuesta que se realizó nos deja pensando lo simples y sencillos que son los niños, mientras los adolescentes y adultos nos preocupamos por todo lo vano. Y es que los pequeños han respondido como lo que son: niños, y es fantástico conocer su modo de pensar que tanto difiere del adulto. ¡Son tan imaginativos, tan fantasiosos...! Ellos dijeron que no cambiarían nada de su propio cuerpo, quizás pedirían sólo una cola de sirena, los pies de un jaguar para correr ligero, una boca grande para comer como un tiburón, etc.

¿No es increíble su modo de pensar? Quizá de ellos debamos aprender que no hay tanto de qué preocuparse, y que lo que tenemos es suficiente, quizá agregando sólo un toque de magia para ser más felices. #Psicología