Las bajas temperaturas provocan inversiones térmicas; los vientos  helados y el exceso de humedad, llegan a causar muchos problemas, respuestas inmunitarias capaces de provocar graves problemas e, incluso, la muerte.

Los mecanismos

Tienes una alergia cuando tus defensas reaccionan con violencia a factores que no dañarían a la mayoría de la gente. Pero combatir lo que de modo erróneo identifica como una amenaza, el sistema inmunitario libera histaminas, químicos localizados en los tejidos del cuerpo, y otras sustancias que provocan comezón, falta de aire, estornudos incontenibles, en ocasiones salpullido, inflamación y una sensación de malestar general. Cuando una persona predispuesta a sufrir alergia entra en contacto por primera vez con un alérgeno, su organismo envía una “patrulla” de moléculas de proteína llamadas anticuerpos, en especial al “agente uno” llamado inmunoglobulina E (IgE). No atacará esta vez pero “recuerda” este contacto y entra en estado de alerta. La siguiente vez lo atacará.

En invierno

En esta estación, los dos principales tipos de alergia involucran al sistema respiratorio y al eccema.

Los bronquios se ven muy expuestos porque en los meses de diciembre, enero y febrero son comunes las inversiones térmicas, que mantienen en el suelo a los contaminantes atmosféricos, los cuales contienen una gran cantidad de alérgenos. En cuanto al eccema, el mecanismo es todavía un “misterio”. Se trata de una reacción de la piel que produce, desde enrojecimiento hasta la aparición de lesiones, como pequeñas ronchas y urticaria, y suele ser causada por ciertos tipos de alimentos, medicamentos o el contacto directo con alguna sustancia alérgena.

Cómo prevenirlas

La primera medida es identificar y mantenerte alejada de todo aquello que te cause una alergia.

El American Academy of Allergy Asthma & Immunology recomienda las siguientes medidas para evitar las alergias, en especial, durante esta época del año. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Salud #Familia

  1. 1. Evita el humo del cigarro. Aumenta las respuestas alérgicas y favorece las infecciones respiratorias y, a largo plazo, el asma.
  2. 2. Prevé los cambios bruscos de temperatura. Las personas alérgicas son sensibles a ellos.
  3. 3. Aléjate de las esencias fuertes como perfume, desodorante de ambiente, pinturas, insecticidas, fijadores de pelo y aerosoles.
  4. 4. Cuidado con los alimentos. En esta época en que no ponemos a comer de todo, aumenta el índice de reacciones alérgicas a los alimentos.
  5. 5. Evita tener mascotas en casa. La relación entre los animales y el desarrollo de las alergias es muy cercano. El pelo que desprenden puede causar problemas respiratorios y alergias graves en algunos casos.
  6. 6. Ventila tu casa aunque haga frío. Es recomendable hacerlo después de las diez de la mañana y antes de las seis de la tarde.
  7. 7. Mantén tu casa libre de polvo. Este es uno de los alérgenos más comunes. Aspira el colchón de la cama y las alfombras, y no dejes que el polvo se acumule en los rincones.