Nuevas causas de divorcios: los celulares, las mascotas, y la higiene personal. ¿Por qué los mexicanos se divorcian? Comúnmente suelen divorciarse por infidelidades, por maltratos, porque la mujer gana más profesionalmente que el hombre y eso provoca celos, por las suegras o cuñadas que se meten dentro de un matrimonio, por el machismo del hombre, por tener una esposa que es feminista y no hace lo que el marido desea y la lista sigue.

Pero no contábamos con estas nuevas modalidades: los celulares son geniales porque podemos comunicarnos con nuestro esposo o esposa en cualquier momento del día al no estar a nuestro lado, sea por trabajo o haciendo compras o estando con amigas. Pero claro, cuando estamos pegados al celular todo el día, es allí donde comienzan los conflictos. Los esposos o esposas comienzan a preguntar: ¿con quién estás hablando? ¿Quién esa persona? “Deja de atender el celular y atiéndeme a mí que soy más importante que una llamada”.

Ni hablar si usamos la modalidad del WhatApp, que le damos a los dedos todo el tiempo y dependemos de esa adicción, entonces los reclamos son más insistentes y si no se consigue la atención de nuestra pareja, echando un portazo estamos. Claro que después en un descuido de nuestra pareja, cuando va al baño a tomar una ducha, se aprovecha la ocasión para mirar y revisar su celular y si llegamos a descubrir personas que no se conoce o números telefónicos que no conocemos, se puede armar un revuelo.

Otro tema, es el de las mascotas, adoptamos a una mascota y toda la familia está feliz, pero siempre uno de los dos, lo mima, lo cuida y hasta le habla más que a su propia pareja, como dijo Manuel: “ya estoy acostumbrado a que mi mujer me cambie por el perro, si hasta me pone los cuernos con él”, si bien parece un chiste humorístico, no nos damos cuenta, cuanto puede afectar a nuestras parejas.

La higiene personal es importante, si no somos higiénicos, es obvio que nuestras parejas se quejen de nosotros. Tenemos que tener hábitos de higiene. Recordemos cuando íbamos a encontrarnos con nuestros novios o novia, siempre íbamos bien aseados, bien arreglados. Y pareciera que después de que nos casamos, ciertos hábitos los perdemos y no es muy agradable. Y aunque parezca algo que no tiene que ser un motivo de divorcio, pues en este caso, si es todo un tema.

#Psicología