En esta época navideña en que el entusiasmo nos invade y como por arte de magia las actitudes de la gente se transforman en una fuente inagotable de procuración del bien, vale la pena recordar lo que nuestros abuelos se esforzaban tanto por inclucarnos, que los regalos que salen del alma, la unión y las buenas acciones son lo que verdaderamente vale la pena.

Aunque lo cierto es que no siempre sabemos cómo canalizar este espíritu y entonces corremos a las tiendas sin tener una certeza real de lo que buscamos ni de lo que deseamos transmitir con los obsequios que adquiriremos para esas personas que consideramos especiales.

La necesidad de regalar no solamente es resultado de las campañas de publicidad, también está inspirada en el deseo de experimentar el sentimiento de bienestar que nos produce hacer feliz a alguien más.

Generosidad a manos llenas

Cuando obras de buena voluntad y con el afán de que alguien tenga un momento de felicidad, activas en tu organismo la que podría llamarse “la hormona del amor”, es decir la oxitocina. “Se produce cuando vivimos situaciones que nos hacen sentir amados, o bien si somos nosotros quienes lo expresamos. Esto explica por qué si hacemos algo positivo que a su vez le causa bienestar a otra persona, tenemos esa sensación de plenitud que nos lleva a un estado de euforia”, comenta Hans Olvera, catedrático de la Universidad Iberoamericana. Esto nos lleva a pensar que los mejores obsequios no son solo los más caros ni llamativos, sino aquellos que son entregados con el corazón, que logran trascender a pesar del tiempo y que generan un cambio benéfico entre las personas involucradas.

Piensa en lo siguiente: si tuvieras en tus manos la posibilidad de transformar la vida de alguien y dejar huella de alegría en su mente, ¿estarías dispuesto a hacerlo? Sin duda que sí. Lo mejor es que puedes cumplir con ese objetivo, solo falta que te llenes de ánimo para devolverle a la vida la generosidad con la que ha tratado. Al dar un abrazo, una palabra de cariño y buena actitud, te sentirás plena y feliz.

Así que esta #Navidad no te limites y dale amor a todo el mundo: Tienes la oportunidad de hacerlo, está al alcance de tu mano.