Titán es la luna de mayor tamaño en el planeta Saturno y la misión Cassini de la NASA actualmente explora sus enigmáticas características. La sorpresa más reciente que ha revelado esta investigación astronáutica, tiene que ver con ciertas "islas mágicas" que aparecen y desaparece súbitamente de los mares de la luna Titán.

Mientras Cassini sobrevolaba los lagos de hidrocarburo del satélite Titán, el día 21 de agosto, la sonda captó dos nuevos objetos de tipo geológico. De acuerdo al comportamiento que expusieron tales elementos, los científicos de la NASA pudieron identificarlos como esas misteriosas "islas mágicas" que ya habían sido observadas en ocasiones anteriores. Son objetos que de un momento a otro, sin motivo aparente, desaparecen de los lagos de hidrocarburo de Titán. Todo lo anterior ha sido reportado por la publicación británica "Astronomy Now".

Las conclusiones del evento estudiado, fueron expuestas esta misma semana en un conclave sostenido en el seno de la Sociedad Astronómica Americana, en la ciudad estadounidense de Tucson. A diferencia de un evento anterior, con relación a una "isla mágica" captada en el mar de Ligeia el año pasado, lo descubierto recientemente en el mar de Kraken- el mayor de la luna Titán-, fue captado por radar y en imágenes conseguidas por un potente espectrómetro instalado en la sonda Cassini. La información recopilada es valiosa porque permite a los astrónomos tener un conocimiento más profundo acerca de las características de estos misteriosos objetos.

El grupo de expertos que conducen el estudio, ensayaron una primera explicación al fenómeno- basándose en los datos y evidencias conseguidas con el espectrómetro-, relacionando el enigma de las "islas mágicas" de los lagos de Titán, con ondas de suelo húmedo o grandes remanentes flotantes.

Lamentablemente para quienes desean esclarecer este intrigante fenómeno, el sobrevuelo de la sonda Cassini sobre Titán, en el mes de agosto, fue la última ocasión que se tuvo para dirigir el radar de la nave espacial al mar de Kraken. No obstante, Cassini tiene programada una observación adicional de esta "isla mágica" en el mar de Ligeia, para el mes de enero del 2015. Será la última oportunidad que se tenga en el marco de la misión Cassini, para desentrañar el enigma comentado y además, intentar la medición del Punga Mare, el de menores dimensiones en el sector norte de la luna Titán y el único cuya profundidad real, no ha sido investigada por la sonda de la NASA.