Todos corremos peligro en esta temporada porque nos exponemos a gran variedad de viandas ricas en calorías, muchos compromisos y pocas oportunidades de hacer ejercicio. Cada una de las reuniones a las que asistes marcan el camino directo y sin escalas a comenzar el año con un promedio de dos a tres kilos de peso en contra.

Es cierto que no hay manera de negarse a degustar tan exquisitos platillos; pero también es real que si procuras un equilibrio entre ellos y realizas un pequeño esfuerzo para seguir activa, hasta podrás cruzar la temporada con el marcador a tu favor.

El punto principal a considerar es que no puedes abusar de la comida sólo porque se trata de una época de festejos, de descansos, no dejar en el olvido la actividad física, pues se convierten en tus principales enemigos. La fórmula es clarísima: comes más, la combinación de alimentos se convierte en toda una bomba de calorías y a eso hay que agregar la poca flexibilidad para dar un paso rumbo al ejercicio.

Contrólate y gana la batalla

Nadie está dispuesto a renunciar al espíritu navideño. Y qué decir de que ante la comodidad de no tener que salir con prisa al trabajo o seguir una rutina, optas por quedarte en la cama, además muy bien acompañada con un delicioso recalentado, ¡es lo peor que puedes hacer! Las calorías no perdonan el calendario e igual apostarán en tu cuerpo, quizá por eso la idea de perder peso te parezca técnicamente imposible, sin embargo sí se puede.

El doctor Jesús Yakamoto, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónomo de México (UNAM), explica que después de una cena abundante habrás de pagar el precio al día siguiente: “Si normalmente la indicación es realizar por lo menos 30 minutos de ejercicio, en concreto de caminata, el día siguiente tendrás que caminar una hora a paso acelerado para quemar las calorías ganadas”.

Caminar, trotar o correr por más de 30 minutos son algunas de las cosas que puedes hacer para perder las calorías ganadas, y aún dentro de tu casa puedes realizar abdominales, lagartijas, sentadillas y pesas –con 5 series de 10 repeticiones cada una serán suficientes-, y si lo anterior lo acompañas con un buen rato de saltar la cuerda, hablamos de que desharás de 700 calorías en promedio.

¡#Salud por ti!

La nutrióloga Verónica Pratti, experta en control de peso, insiste en la importancia de no caer en excesos y tenderle algunas trampas a tu estómago a fin de que sólo consumas lo necesario: “El cerebro tarda cerca de 20 minutos en asimilar que estamos satisfechos, de manera que antes de comer podemos tomar alguna botana natural como zanahorias o jícamas, porque son alimentos que por su firmeza requieren ser masticados más veces, lo cual contribuye a que nuestro cerebro se entere de que necesitamos una dosis menor de alimentos. Lo que ganamos es que el apetito disminuya y no nos quede ánimo de excedernos.

El aspecto de la belleza es importante, pero más aún lo es tu salud. Celebra, canta, baila, descansa, pero no te dejes llevar por los excesos. Como advierte el doctor Yamamoto, esta temporada también se distingue porque en ella se alcanzan los picos más altos de presión arterial, colesterol y triglicéridos. Rompe los esquemas mediante estos pequeños cambios que te sugerimos y recibe el 2015 con una figura envidiable. #Navidad